Blog de Tomas Cerra

Blog personal

Noticias y comentarios tiro con arco

INDICE DE MATERIAS

Escrito por tomascerra 22-10-2014 en tiro. Comentarios (0)

PRÓLOGO

CAPÍTULO 1º 

 1.1.1  Introducción 

1.1.2  La Iniciación 

1.1.3  Los Fundamentos de la “Técnica correcta” 

1.1.4  El Ojo Director 

1.1.5  Potencia del arco de iniciación y del definitivo 

1.1.6  Tamaño del arco 

1.1.7  Mano de arco 

1.1.8  Como se coge la cuerda 

1.1.9  Posición inicial del cuerpo en la línea de tIro 

1.1.10 Posición correcta del codo y del hombro 

1.1.11 Como se tensa el, arco 

1.1.12 La alineación 

1.1.13 El anclaje 

1.1.14 Apertura para máxima potencia y menor esfuerzo 

1.1.15 Posición definitiva en la línea de tiro 

1.1.16 Manejo del clicker 

1.1.17 La puntería 

1.1.18 La suelta 

1.1.19 Análisis posterior a la suelta 

1.1.20 Capacidad de pensar positivo 

1.1.21 Ritmo de tiro 

1.1.22 La respiración 

CAPITULO 2º 

EL MATERIAL 

2.1.1  El arco 

2.1.2  El cuerpo del arco 

2.1.3  Las palas 

2.1.4  El tiller 

2.1.5  La cuerda 

2.1.6  El fitsmelle 

2.1.7  El reposaflechas 

2.1.8  El botón de presión 

2.1.9  El clicker 

2.1.10 El visor 

2.1.11 Los estabilizadores 

2.1.12 La flecha 

2.1.13 El tubo de la flecha y datos calibre 

2.1.14 La punta de la flecha 

2.1.15 El culatín   

2.1.16 Las plumas 

2.1.17 La correa de dedos 

2.1.18 La dactilera 

2.1.19 La brazalera 

2.1.20 El protector de pecho 

2.1.21 El carcaj 

2.1.22 Los prismáticos o un catalejo 

2.1.23 El soporte de arco 

2.1.24 El armador de arcos 

2.1.25 La caja 

CAPÍTULO 3º   

3.1.1 El ajuste básico 

3.1.2 Colocación del reposaflechas 

3.1.3 Grado de tiro central 

3.1.4 Posición de la flecha en la cuerda 

3.1.5 Colocación del visor 

3.1.6 Regulación del tiller 

3.1.7 Determinación del fitsmelle 

3.1.8 Instalación de los estabilizadores y sus pesos 

3.1.9 Determinar la longitud de la flecha 

3.1.10 Elección de la flecha para iniciación 

3.1.11 Colocar el clicker 

CAPITUL 4º

LA PUESTA A PUNTO 

4.1.1 Método de la flecha desnuda 

4.1.2 Puesta a punto fina 

4.1.3 Afinar con el grado de tiro central 

4.1.4 Afinar con la posición en la cuerda 

4.1.5 Afinar con el tiller 

4.1.6 Selección de las flechas 

CAPITULO 5º

LA PREPARACIÓN FÍSICA 

5.1.1 La preparación física general 

5.1.2 La preparación física especifica 

5.1.3 El calentamiento   

CAPITULO 6º 

LA PREPARCIÓN PSICOLOGICA 

CAPITULO 7º 

EL ENTRENADOR Y SUS FUNCIONES 

   


PROLOGO

Escrito por tomascerra 22-10-2014 en tiro. Comentarios (0)

Me he animado a escribir este   manual destinándolo a todas esas personas que habitualmente se dedican a la enseñanza del tiro con arco, y compartan conmigo la idea de que lo verdaderamente importante, de cara al futuro de un arquero, sea cual sea su dedicación,  es como y que se le enseña en el momento de su iniciación. Porque si pretende dedicarse a la competición, todo lo malo que aprenda inicialmente, deberá  corregirlo mas tarde con la dificultad que esto entraña, se habla de muchas horas y miles de flechas tiradas antes corregir un  solo defecto,  porque está demostrado que  es mucho mas  difícil corregir que haber aprendido inicialmente lo correcto. Y si el que se inicia, pretende pasar el tiempo, haber aprendido lo correcto, veremos que tiene muchas ventajas, entre otras que así todo es mas fácil, por lo que no le supondrá ningún inconveniente sino todo lo contrario.

Como creo que puede ser mucho más efectivo que algunas fotos en un libro, y un DVD lo permite, he intercalado varios videos de arqueros de primera fila intentando que lo que contienen se refiera,  a lo que describo por escrito aunque la mayoría representa la acción completa de tirar una flecha.

Son bastante reiterativos pero es inevitable porque lo creo necesario con la finalidad de que quede demostrado que lo que representan no es un caso aislado, y que se pueda ver que la forma o la acción representada es común a muchos arqueros de élite y además, todos incluyen un conjunto de acciones a las que, me refiero en lo escrito, y  porque en  bastantes casos las utilizan actualmente y desde hace muchos años, lo  que permite considerarlas como parte de la “técnica correcta” de siempre.

Los he numerado para  poder referirme a en cuales creo que está mejor representada la fase a que  me estoy refiriendo en cada momento de lo escrito. Dos clics sobre el hipervínculo de enunciado y después uno en abrir bastan para desplegarlos.

Tengo que añadir que  lo escribo porque, quizás por la falta textos, obra de técnicos verdaderamente cualificados y capacitados, se han estado vertiendo por  todos los medios actualmente disponibles, muchas teorías y errores de bulto que nadie se preocupa de corregir, y aunque a mí no me corresponde esa responsabilidad, mis muchos años de contacto con el tiro con arco me impulsan a tratar de dejar claro, lo que por otra parte es evidente, pero que nuestros “técnicos” se empeñan en ignorar, con las consecuencias que se hacen  bien patentes con solo  ver las puntuaciones, que actualmente  hacen los arqueros españoles de recurvado y compararlas con las de los arqueros del resto del mundo.


CAPITULO 1º

Escrito por tomascerra 22-10-2014 en tiro. Comentarios (0)

INTRODUCCIÓN 

Para tirar con éxito flechas en competiciones de alto nivel lo fundamental es tener  bien arraigada la capacidad de repetir una buena técnica, y esto supone dominar todos los aspectos de la  técnica de tiro con arco,  que incluye: conocimientos y mecanizado de una ”técnica correcta”, correcto manejo del material y correcta puesta a punto del mismo.

Tirar bien con arco dentro del  ámbito de la alta competición no consiste en nada más que manejar el arco de manera que impulse la flecha libremente, sin que el arquero le impida hacerlo, algo equivalente a como si estuviera suspendido  en el aire, lo que garantiza  una total regularidad, puesto que todos los arcos, aun los de no muy buena calidad actúan de idéntica forma una y otra vez flecha tras fecha. Esto se ha demostrado en muchas ocasiones utilizando una máquina de tirar en la que se coloca el arco  lo sujeta y suelta  siempre del mismo modo.

Lo único que debe quedar conscientemente a cargo del arquero es apuntar, que por cierto no es  nada fácil con un arco, y a lo que debe poder dedicar toda su atención, y esto significa que todo lo demás debe hacerlo de forma automática de acuerdo a como ha venido entrenando para mecanizarlo.

Todo esto se hace patente cuando vemos tirar y apreciamos que cuanto mejor tiran los arqueros  mas sensación dan de que les resulta fácil y sin esfuerzo aparente, como si las flechas fuesen solas a la diana.

Como es fácil entender, que, un arco actúe como si estuviese suspendido en el aire es imposible, porque siempre tendrá que estar en las manos de un arquero, que puede impedirle reaccionar libremente, y que de hecho se  lo impide en la mayoría de los casos, pero también  está demostrado que existe una manera de manejarlo, que llamaremos “técnica correcta”, que elimina gran parte de multitud de los modos que el arquero puede emplear para no dejar que su arco actúe libremente.

Y el poner de manifiesto, de forma que  resulte comprensible para todos, la manera de lograrlo, es el objeto de este trabajo, aunque soy consciente de que va contar con la oposición de muchos, que argumentarán, me temo, como ya vienen haciendo, contra los puntos básicos y por tanto más importantes, según yo entiendo la “técnica correcta”, que viendo como tiran los que hacen esas puntuaciones de casi 1400  puntos, cuyos vídeos voy a incluir, queda bastante claro que es lo adecuado para conseguirlas.

La calidad de los vídeos, que incluyo, no es perfecta, pero teniendo en cuenta  que la mayoría están grabados a pie firme por mí mismo, creo que se podrán disculpar algunas faltas. .

Video.-1 Para empezar Arjanicova es un buen ejemplo de cómo se tensa y  como se suelta correctamente. Esta arquera rusa es una de las primeras de mundo en hacer más de 1300 puntos manteniéndose a ese nivel durante muchos años. Estas imágenes son del Cto.de Europa en Barcelona 1990, y los 1300 ya los hizo en 1981. Creo que es un buen ejemplo para empezar a ver lo que se puede considerar una “técnica correcta ”Aquí no se aprecia como mira el clicker, pero se verá muy bien en los vídeos,18 y19.

Video.-2 En este vídeo se ve tirar a dos arqueros de primerísima fila mundial , Peterson y O.K.Moon y no creo necesario decir cual tiene la “técnica correcta” puesto que se ve claramente que O.K. Moon suelta sin abrir los dedos y sin que la mano pierda contacto con la mandíbula y el cuello. Mientras que Peterson abre los dedos y separa la mano de la cara y del cuello ostensiblemente. Pese a que los dos hacen muchos puntos, O.K.Moon tiene un palmarés muy superior y mucho mejor técnica, ha sido Campeón del Mundo en Yakarta  y tiene varias medallas olímpicas. Ya antes de soltar se aprecia gran diferencia en cómo cada uno coge la cuerda y donde tiene el codo, lo que hace prever la suelta que seguirá. Más adelante iré describiendo todas la fases de cómo se tira una flecha  de acuerdo con la “técnica correcta” que O.K.Moon emplea en este vídeo.

1.1.2 LA INICIACION

Lo verdaderamente importante es poner mucha atención en  cómo y que se le enseña a una persona que nunca tiró ni tiene idea de nada respecto a cómo se debe tirar.

Y en este aspecto algunas naciones como Corea, por citar una muy característica, nos llevan una gran ventaja porque allí solo se enseña lo correcto y desde el primer día, de forma inequívoca y unánime, todos enseñan lo mismo, llegando algunos a afirmar que tienen a los novicios varios meses haciendo repeticiones de cómo se debe tensar y anclar antes de dejarles tirar la primera flecha, que ya  tiran mirando el “clicker”, lo que es muy significativo dada la importancia que tiene esto de mirar el “clicker”, como veremos en el apartado referente a este accesorio.(1.1.16).

En España, en cambio, cada cual enseña cómo le parece sin atenerse a nada establecido, y esto a pesar de  que hay  muchos ejemplos a imitar y que además gran parte de la “técnica correcta” tiene una base lógica y con fundamentos científicos basados en la biomecánica y física bastante elemental, y sobre todo que, a estas alturas, no es ningún secreto y todo ya está  inventado, experimentado y divulgado.

1.1.3 LOS FUNDAMENTOS DE LA “TÉCNICA CORRECTA”

1.1.4 EL OJO DIRECTOR O DE VISION PREFERENTE

Lo primero que se debe  hacer cuando se va a iniciar a alguien en cualquiera de las modalidades existentes de tiro con arco, es determinar cuál es su ojo director o de visión preferente, que lo será aunque necesite usar gafas  y en un ojo tenga más dioptrías que en el otro. La mano con que deba coger la cuerda para situarla delante del ojo director, al  apuntar, determinará si es diestro o zurdo.

Este es uno de los temas con los que en hay controversia, pues hay quien asegura que lo mismo que un  diestro puede acostumbrarse a usar sus manos tirando de zurdo, el ojo también se acostumbra y pasa  a ser de visión preferente el que antes no lo era.

Lo cierto es que el mismo empeño, que algunos ponen en apuntar con el ojo derecho cuando su ojo preferente es el izquierdo, pone de manifiesto que la calidad de ojo director no cambia con la práctica, puesto que cuando estos arqueros miran por el catalejo para ver la situación de sus flechas en la diana, espontáneamente, que es como vale, lo hacen con el ojo izquierdo,  que es con el que ven mejor y no están usando para apuntar.

En el sentido de determinar cuál es el ojo de visión preferente es conveniente plantearlo de modo que la persona actúe de forma espontánea, para evitar que se deje influir por el prejuicio existente contra ser zurdo. Pedir, sin decirle de que se trata, que mire por el ocular de una cámara fotográfica o de un catalejo puede ser efectivo. Hay otros muchos sistemas pero casi todos tienen el riesgo de que la persona no actúe espontáneamente.

En cambio si la persona no es zurda de manos, no es problema, porque a usar la  mano izquierda para tensar el arco, se adaptará rápidamente. Y esto está  ya bien demostrado.

1.1.5 POTENCIA DEL ARCO DE INICIACIÓN Y DEL DEFINITIVO 

Una vez determinado si es diestro o zurdo, la primera acción que tiene que ejecutar un arquero, dejando a un lado, de momento, lo de situarse en la línea de tiro, colocar la flecha y demás maniobras previas, que  están incluidas dentro de la acción de tirar una flecha, y que va desde que el arquero se sitúa en la línea de tiro hasta que la flecha impacta en la diana, es tensar el arco.

Y para no empezar haciendo que al principiante le resulte  imposible  realizar correctamente todo el gesto, es fundamental elegir un arco de iniciación  de una potencia  que el principiante pueda manejar con mucha facilidad.

Dejando bien sentado esto de que para empezar se debe usar un arco de muy pocas libras, creo oportuno hacer un comentario sobre la potencia  del  arco definitivo, porque un error en este tema puede arruinar todo lo hecho en el aspecto de la técnica debido a que el arquero se vea obligado a un esfuerzo superior a sus fuerzas con el problema que supone el cansancio y , con él, el empleo de músculos inadecuados, lo  que imposibilitará que el arco reaccione con la libertad deseada, porque estará recibiendo presiones que impedirán una reacción normal.

La potencia excesiva  es la explicación de reacciones, en el momento de la suelta,  totalmente contrarias a lo que cabe esperar cuando desaparece la resistencia del arco .

La potencia que debe tener un arco de competición es un punto de gran controversia  con el que nos enfrentamos nada más empezar, porque quieras o no, nada más  iniciar el aprendizaje ya se está pensando en ello. Hay quien habla de pruebas con dinamómetros buscando el máximo que se pueda tensar para luego quedarse con dos tercios o alguna otra proporción, lo que es muy discutible porque en la competición puede cambiar todo.

Para empezar, una competición puede durar varios días y no es lo mismo tirar 30 flechas que l44 o 288 y apuntando,  que tensar un dinamómetro una o varias veces.

Entre lo indiscutible, porque es un tema de balística, (aunque también se discute alegando que un arco muy rápido también es más crítico sin pensar que toda la evolución del material ha ido buscando más velocidad y alcance), está el hecho de que a mayor potencia, mayor velocidad de salida de la flecha, parábola más tensa y como consecuencia mayor precisión. .Y esto establece la norma a seguir, en competición : HAY QUE USAR LA MAYOR POTENCIA QUE EL ARQUERO  PUEDA MANEJAR CON SOLTURA, PERO DE VERDAD CON SOLTURA Y DURANTE TODA UNA COMPETICION..Y ESO SOLO SE PUEDE DETERMINAR CON LA PRÁCTICA Y VARIAS PRUEBAS CON EL PROPIO ARCO.

Quizás yo también estoy cayendo en un error, hablando ahora de la potencia que tendrá el arco definitivo, porque para mecanizar correctamente cualquiera de los gestos que requiere tirar una flecha, lo ideal es empezar con una potencia que permita ejecutarlos con total facilidad, y solo después de lograda esta mecanización , se deberá pensar en la potencia que siempre estará supeditada  a que el arquero pueda manejarla sin tener que salirse de ninguno de los parámetros que establece la “técnica correcta”, principalmente para tensar el arco y mantenerlo tensado mientras apunta.

Creo que ha convenido hablar de lo relacionado con la potencia para así valorar mejor la importancia de todo lo relativo a como se debe tensar el arco, porque de ello va a depender casi todo el resto de lo que incluye la acción de tirar una flecha, y sobre todo la  relajación final previa a la suelta y con ella la reacción en el momento de  la suelta, que es lo fundamental para que el arco actúe libremente.

1.1.6 TAMAÑO DEL ARCO

Una vez determinado si el arco debe ser para diestro o para zurdo, se deben realizar pruebas encaminadas a determinar cuál debe ser su tamaño ,que debe adecuarse a la apertura del arquero para que la deformación que sufran las palas esté lo más próxima posible a la considerada como ideal por el fabricante del arco.

Esto está establecido con bastante precisión y cualquier vendedor cualificado, basándose en la apertura, debe poder aconsejarlo.

La apertura tiene que ser un entrenador cualificado quien la determine porque tiene que derivarse de una postura correcta y tomada cuando el arquero ancla. Más adelante veremos cómo se ancla y cuál es la apertura correcta (1.1.12 y 13). Como vemos en la tabla que sigue, una pequeña diferencia entre la apertura medida en el momento de la iniciación y la definitiva después de adoptada la postura  según la “técnica correcta” no debe resultar crítica para determinar el tamaño del arco.

Lo normal es: arco de 64” para apertura menor de 25”

  arco de 66” para apertura  entre  25” y 27” 

  arco de 68” para apertura entre  “27” y 29” 

  arco de 70”  “  “  de  30” o más 

El asunto del tamaño del arco, y si debe estar determinado por la apertura, también está sujeto a discusión, porque hay quien opina que debe darse preferencia al grosor de los dedos, eligiendo un arco más largo para que el ángulo de la cuerda sea más abierto y al tensar no los oprima. Lo cierto es que en arcos de diferentes tamaños abiertos a la misma longitud, la diferencia entre el ángulo que forma la cuerda en cada uno de ellos, resulta inapreciable, y lo que sí es un hecho cierto es que, si el arco no es tensado lo que corresponde a su longitud, como sucede cuando se usa más largo de lo debido,  la parte final de las palas, la llamada recurva, no actúa y se pierde un gran porcentaje de velocidad y rendimiento.

Observando lo que pasa cuando un arquero  tensa su arco se aprecia claramente, que la llamada recurva es lo último que se deforma, (ver dibujo1), lo que deja claro que al soltar va ser lo primero en empezar a tirar de la cuerda y que este movimiento se produce mientras el resto de la pala todavía permanece inmóvil .


Por esta razón un recurvo da un rendimiento muy superior a un longbow de la misma potencia, cuyas palas no tienen recurva. Y algo parecido sucede cuando el arco es más largo de lo debido y la recurva no actúa por completo.

La apertura es una característica personal  resultante de la alineación  y el anclaje, que no admite variación a menos que no se adopte la postura correcta, y tiene la importancia derivada de que la potencia real del arco depende de ella, porque la generalidad de los arcos están tarados tensándolos a 28 pulgadas, medidas desde la cuerda hasta la parte delantera del cuerpo, y cualquier variación respecto a esta medida influye sobre la potencia real, lo que dio  origen al uso del clicker y  los artilugios que lo precedieron, todos encaminados a conseguir emplear tiro tras tiro siempre la misma potencia a base de tensar el arco siempre lo mismo.

Se puede calcular que por cada pulgada de tensión en mas o en menos de las 28 a que está tarado el arco,(lo que marcan las palas), la potencia varía 2 libras, pero como esto puede cambiar en función de la calidad de las palas, porque no siempre aumentan o disminuyen esas 2 libras por pulgada, lo ideal es usar un buen dinamómetro para poder determinar una potencia de partida lo más real posible.

Y digo potencia de partida porque después, antes de buscar, en la tabla correspondiente el calibre adecuado de flecha, habrá  que sumar o restar, a lo medido con el dinamómetro, en función de la respuesta que esas palas vallan a dar derivada de su calidad.  De esto hablaremos en “la puesta a punto” del Capítulo 4º

La apertura acompañada de los parámetros obligados, que mencionaremos al hablar del material y del ajuste básico, determinan la longitud correcta de la flecha ,que cada  arquero utiliza, que junto a la potencia real del arco,  son datos muy importantes a la hora de elegir la flecha adecuada para cada arquero y su arco.

1.1.7 MANO DE ARCO 

Ahora corresponde hablar de la mano de arco, cuya posición es de vital importancia porque de ella depende  que el arco no reciba ninguna torsión que haga que la flecha reciba algún impulso lateral debido a un cambio de  dirección del desplazamiento de la cuerda, que motive que el impulso no sea totalmente rectilíneo hacia la diana. No es fácil describir cual es la posición  correcta de la mano. Lo que no ofrece ninguna duda y además es imprescindible, es que tiene que estar relajada y sin coger el arco en ningún momento.

Deberá usarse una correa para evitar que el arco caiga al suelo y además  proporcione la seguridad suficiente para que el arquero evite el vicio de coger el arco, La correa más aconsejable es la dedos. Pero sea cual sea el tipo debe usarse una desde la primera flecha.

Después el punto de contacto con la empuñadura debe estar situado en el llamado “Power Point” tanto en lo que se refiere a la altura como a izquierda o derecha. Ver Dibujo 21.

Inserto una foto de la mano de Pace como ejemplo de lo dicho respecto como se debe colocar la mano.


Lo más usual para lograr una posición correcta, aparte de la orientación por parte de un entrenador experto en el tema, es espolvorear la empuñadura con polvos de talco, empuñadura,  que ni decir tiene, que debe estar perfectamente lisa y pulida, nada de cinta de raqueta de tennis ni algo que impida que la mano resbale. Después el arquero debe situarla en una posición en la que no tenga que hacer ningún esfuerzo para evitar que el arco se le desplace ni hacia el pulgar ni  hacia la palma de la mano. L a prueba definitiva será hacer lo mismo pero embadurnando la empuñadura con vaselina o algún otro producto que la haga estar muy resbaladiza.

De esta forma se logrará más fácilmente situar la  mano en  una posición  que no requiera ningún esfuerzo por parte del arquero  para mantener el arco bien centrado, al tiempo que la mano  se desliza hasta el fondo de la empuñadura logrando un “power point” consistente, que de no existir  supondría tirar cada flecha con un “tiller” diferente, que en la puesta a punto veremos lo importante que es, porque un cambio del punto de presión hace que la pala inferior soporte una presión diferente y sufra una deformación también diferente cada vez.


En el dibujo 21bis se representan  diferentes situaciones del punto de presión y su repercusión sobre la deformación del arco, que equivalen a un cambio de posición de la flecha en la cuerda debido a la diferente deformación de la pala inferior en cada caso. En el apartado 4 de la puesta a punto  veremos lo que influye un pequeño cambio en la posición de la flecha en la cuerda y así valorar la importancia de la posición de la mano en este aspecto.

Después de todo esto, y como ya queda dicho, es imprescindible el uso de una correa, del tipo  que sea, preferiblemente de dedos, y mantener la mano bien relajada en todo momento. (ver videos  1;5;10 y 11 y dibujo 2)  porque el coger el arco en el momento de la suelta ante el temor de que caiga o porque no se tenga la mano bien relajada, es un vicio muy importante a evitar desde la primera flecha.

En todos los vídeos que reproduzco se puede ver como colocan de idéntica forma la mano todos los arqueros.

1.1.8 COMO SE COGE LA CUERDA

Para tensar el arco hay que coger la cuerda y, la manera  de cómo esto se haga tiene importancia al tensarlo y mucha más en el momento de soltar.

Actualmente hay tendencia hacia el llamado “anclaje profundo” que consiste en situar la cuerda en los tres dedos con los que se debe coger: índice, corazón y anular, en el centro de la segunda falange o más atrás. Con esta forma se facilita el tensado, que resulta menos costoso cuanto más curvados están los dedos, y así lo están mucho, pero esta manera crea un gran problema al soltar, debido al gran recorrido de la cuerda en contacto con los dedos antes de quedar totalmente libre. Y esto hace que este sistema esté totalmente desaconsejado. Ver Video 3.

Video.- 3 Buck Jonson arquero norteamericano que inicialmente tiraba con poleas con los dedos (solo dos) y que actualmente tira con recurvo, haciéndolo tan bien como para haber participado en varias Olimpiadas representado a Estados Unidos y ganado varias medallas.

Aquí, que usa el anclaje profundo, lo destacable es ver dónde está la cuerda mientras ancla y hasta donde se desplaza antes de perder contacto con los dedos.

La consecuencia de este tipo de anclaje profundo es el enorme pandeo que sufre la flecha. Todo debido al impulso lateral que  recibe de la cuerda por el cambio de posición de esta antes de quedar libre.

De esto también tendremos que hablar cuando  se trate de “la puesta  a punto” del arco y de elegir el calibre de flecha adecuado, porque  uno de los factores que intervienen en su  comportamiento, y que puede afectar sensiblemente a que el calibre elegido resulte tanto muy flexible como muy rígido, es la forma de coger la cuerda y con ella la forma de soltar,

En el video 3 se aprecia el enorme pandeo de la flecha cuando sale, comparado con el casi nulo de cuando se tira con un disparador con el cual la cuerda sale totalmente recta, y como consecuencia, el calibre necesario es mucho menos rígido porque no necesita compensar la tendencia al pandeo al que la suelta con dedos la impulsa. Ver Video 4.

 

Video. 4-Suelta con disparador Aquí vemos como sale la flecha cuando se tira con disparador, que apenas se mueve, debido a que no recibe ningún impulso lateral.

La solución para este delicado tema y que forma parte importante de la  “técnica correcta”, es coger la cuerda con los tres dedos indicados, pero situándola, en los tres, en la articulación de la segunda y tercera falanges ,( ver videos 11; 12; 16 y 17 y dibujos 3;4 y 5 ).

De esta forma, el esfuerzo, debido a la diferencia de longitud entre estos dedos, se reparte correspondiendo el 50% al  corazón, que es el más largo y cómo consecuencia deberá estar más curvado lo que hará que soporte más esfuerzo, y el restante 50% repartido a partes iguales entre el índice y el anular. Debo resaltar que  en el anular la cuerda debe situarse como en los otros dos dedos.

Desde esta posición la cuerda sale con una desviación mínima, como puede apreciarse en los vídeos y el dibujo 4, y solo como consecuencia de la relajación de los músculos del antebrazo  que hacen que  los dedos estén sujetando la cuerda. No debe de hacer falta abrir los dedos de forma voluntaria, la tensión del arco y la fuerza que el arquero hace para mantenerlo tensado deben bastar para que la cuerda salga libremente con solo relajar los músculos del antebrazo, con respecto a los cuales el clic del ”clicker” actúa como un interruptor.

El índice debe tocar ligeramente el culatín ( dibujos 3 y 5) puesto que el contacto de este dedo bajo la mandíbula será la referencia de altura, en cambio el corazón debe mantenerse un poco separado para evitar  que levante la flecha.

Los principiantes suelen tener problemas con este último aspecto y se les cae la flecha del reposaflechas, aunque habría que decir que la tiran ellos al permitir que el corazón la levante, un separador de dedos puede ser de gran ayuda. En el dibujo 5 (foto) se ve claramente como quedan los dedos cuando la cuerda se sitúa en la posición correcta.

1.1.9  POSICIÓN DEL CUERPO EN  LA LINEA DE TIRO

El cuerpo debe de mantenerse bien erguido y vertical con los pies situados en una posición que garantice que no se pierde fácilmente el equilibrio,  incluso si alguien nos zarandea; un pie  a cada lado de la línea de tiro y situados de forma simétrica respecto a la línea imaginaria que va desde ese punto a  la diana.

Es importante que se adopte una actitud de superación adecuada para enfrentarse a la dificultad que va suponer el tirar las flechas para lo  que se está preparando Dibujo.- 6  También es muy  importante que se mantenga  una “T” regular en la parte alta del cuerpo incluso como cuando para apuntar a 90 metros haya que situar el visor un poco alto, para lo cual habrá que flexionar un poco por la cintura ,nunca levantar el brazo, la “T” levantando la mano con un movimiento desde el hombro, deja de ser regular y esto afecta a todo el conjunto muscular de los hombros, que no debe cambiar nunca.


Más adelante veremos la gran importancia de la  posición de los pies, que habrá que determinar, una vez se haya logrado mecanizar y realizar a la perfección toda la fase previa a la suelta.

1.1.10 POSICIÓN CORRECTA DEL HOMBRO Y CODO DE ARCO

La posición del codo y de hombro de arco se logra y comprueba mediante la sencilla maniobra que se muestra en las imágenes que  señalo como dibujo 7. Estas posiciones son importantes debido a que de ellas depende en gran forma la perfección del tensado y de la posterior reacción al soltar. La foto de la izquierda muestra hacia donde se desplaza la mano cuando se flexióna el codo a partir de la posición correcta, mientras que la de la derecha muestra la posición resultante de una posición incorrecta. Extendiendo el brazo partiendo de la posición de la foto de la izquierda se llega a la posición correcta del hombro y del codo


En todos los vídeos se aprecia como colocan el codo y el hombro todos los arqueros de élite.

1.1.11 TENSADO DEL ARCO 

Después de lo ya  dicho, lo primero de que debemos hablar es de  como se tensa correctamente un arco, y lo ideal es hacerlo utilizando los músculos mas fuertes de que disponemos en la espalda  , los mismos a los que buscamos recurrir cuando, al tratar de abrir un tensor de gimnasia un poco fuerte, y elevamos  ambas manos por encima de la cabeza para tratar de tensarlo llevándolas desde esa posición hasta la  de brazos en cruz, lo que requiere la intervención de varios músculos que  irán actuando de forma escalonada  hasta llegar  al anclaje, momento en que el esfuerzo deberá estar localizado unicamente en los musculos de la parte alta de la espalda.

Ver Videos 1 ;2;5;6;7;8 y 9 y dibujo 8  Dibujo.- 8 Aquí se pueden ver de forma gráfica la posición de partida para tensar y la final de anclaje. La posición de partida debe ser con el codo de la mano de cuerda pegado a la cabeza y ambas manos todo lo altas que sea posible sin que  impidan ver la diana Un gesto exagerado, en el sentido de elevar mucho las manos está desaconsejado técnicamente, y además,  para los poleas, prohibido reglamentariamente, debido al ángulo de elevación con que podría salir la flecha caso de un disparo involuntario, que  supondría un gran peligro debido a la gran distancia que podría alcanzar una flecha tirada  en estas circunstancias.( Hablo aquí de los poleas porque el tensado de un poleas debe de hacerse exactamente igual que el de un recurvado).


Técnicamente hablando, ni la mano de arco ni la de cuerda deben elevarse tanto que impidan que el arquero vea la diana , porque uno de los puntos básicos a los que debe ir encaminada la técnica, es que el arquero adopte siempre una misma posición respecto a la diana y sin moverse en absoluto, para lo que es imprescindible que mantenga la vista fija en la diana en todo momento, desde cuando levanta el arco para empezar a tensarlo hasta que la flecha impacta en ella. Es importante recalcar que esta atención sobre la diana tiene que ser tanto física como mental, el simple hecho de pensar en ver como vuela la flecha es sumamente negativo y debe ser eliminado desde el primer día.

.Dicho como debe iniciar el arquero  el tensado, falta decir el camino que debe seguir cada mano hasta llegar a la posición de anclado. La de arco debe bajar hasta la posición en que el índice del visor quede sobre el amarillo de la diana. Y la de cuerda, arrastrada por la tracción desde el codo, que partirá de una posición  cercana a la cabeza, debe descender hasta que la cuerda llegue a su punto de anclaje llevada por la mano, describiendo un recorrido en curva hasta debajo de la mandíbula al mismo tiempo que se desplaza hacia atrás. El codo no solo no debe bajar nunca por debajo del plano horizontal que establece la flecha , sinó que debe quedar un poco por encima . Esta forma de tensar permite que la mano llegue hasta debajo de la mandíbula sin tener que flexionar la muñeca, lo que elimina la necesidad de una posterior relajación de los músculos que actuarían durante esa flexión.

Previamente se deben  haber colocado correctamente el hombro y  el codo del brazo de arco. El hombro bien bajo y el codo en la posición resultante después haberlo flexionado desplazando la mano hasta debajo de la mandíbula.(dibujo 7).

A continuación coloco una serie de videos en los que se ve a varios arqueros tensando y soltando de acuerdo con la “técnica correcta”.


Video.-6  Butuzova , arquera rusa medalla de plata en Moscú 1980 y que durante  los años 80 hizo de más de 1300 puntos, aquí en Tallin , tensando por arriba y anclado en una posición de perfecta alineación. También se ve como coloca la mano y codo de arco

 

Video-7 Ciskovska arquera polaca  en el  1er. Cto, de Europa de sala en Falum , que también tensa por arriba y ancla perfectamente alineada para después soltar de forma que se aprecia una buena reacción puesto que ambas manos se desplazan como consecuencia de la desaparición de la resistencia del arco. También se ve bien como tiene colocados la mano  y codo de arco. Quizás se aprecie que al final abre la mano de forma aparentemente voluntaria,  que es un pequeño fallo , puesto que los dedos habiendo sido abiertos por la acción de la cuerda deben permanecer casi en la misma posición que cuando están sujetándola.


Video 08  Merilouto arquera finlandesa 3ª en Moscú 1980, que aquí  en Los Angeles 1983 muestra una técnica perfecta en todas sus fases


.Video.09 O.K.Moon Campeón del Mundo en Yakarta , aquí se ve como tensa, como ancla hasta que la cuerda le pega en el peto y como suelta después de parar mientras apunta. También se ve como mira el clicker.


Video.-10 Rick Mackinney varias veces campeón del Mundo ,campeón Olímpico,  recordman del Mundo. Lo ganó todo.


Muy conocido por gestos nada ortodoxos al soltar, pero que aquí,  como en la mayoría de las ocasiones, lo hace perfecto. Por lo que es el mejor ejemplo para demostrar que la mayoría de los “técnicos” solo se fijan en lo raro, puesto que de Rick cuando lo hace perfecto casi nadie habla y en cambio lo raro lo conoce y comenta todo el mundo.

Video.-11  Valeva en el Cto.del Mundo de Sala de Birmingham  tensando por arriba, anclando y soltado de modo perfecto, se la critica porque tira muy rápido apuntado durante muy poco tiempo, como si esto fuese un fallo, sin tener en cuenta que ahí solo hizo dieces y que eso de apuntar durante muy poco tiempo y hacer diez tras diez, solo puede ser consecuencia de que tiene una técnica tan perfecta que cuando ancla ya está en el centro del diez y eso es lo que la permite tirar tan rápido y no fallar ni una flecha.


Video.-14  Pace entrenando y cámara  lenta donde se puede ver muy bien la alineación, donde ancla, como coge la cuerda, como suelta y la reacción posterior a la suelta, También se ve como coloca la mano de arco


Video.-15 Otra vez Pace a cámara lenta, ahora desde detrás donde se ve como oprime la mano debajo de la mandíbula y contra el cuello y demás fases de la suelta


Pese a que con estos dos videos bastaría para demostrar  lo que es una “ técnica correcta”, y como puede que haya quién piense que tirando de esta forma solo hacía puntos Pace, voy a seguir colocando algunos videos de otros arqueros que usando la misma técnica también los hacen, y, por si hay alguien piensa que eso fue antaño, de arqueros actuales.

:Video.-16  Darrel Pace entrenando en Los Angeles 1983;Pace ha sido considerado como el  mejor arquero del mundo durante muchos años, con tal superioridad , que en 1981 estableció un record absoluto en 1341 puntos con los materiales entonces en uso: palas de fibra y madera, cuerda de Dacron y flechas de aluminio, que no fué igualado  hasta 1989  por Zabroski en Lausana utilizando materiales como los actuales: palas de carbono y foam, cuerda de Fast Flight y flechas de carbono-aluminio ..


Video17.-Poikolainen, Oro en Moscú, aquí en Walzheim varios años después, mostrando todas la fases de como se tira una flecha de acuerdo con la “técnica correcta”


1.1.12  LA ALINEACIÓN

Tal como dejo indicado al hablar de cómo se tensa el arco, el arquero debe tensar hasta que su antebrazo de cuerda esté en línea con la flecha, siendo esa la posición en  la que se debe anclar. Ver dibujo9


1.1.13 EL ANCLAJE

Ahora se plantea otro punto con gran diversidad de opiniones:¿Dónde se ancla?

  Para llegar a desplazar el codo hacia atrás y con él el antebrazo, hasta que este esté en línea con la flecha, en muchos casos, que dependen de la anatomía del arquero, se debe tener que anclar un poco de lado, con la posibilidad, yo diría, que bastante remota, de que la cuerda al salir, se desvíe  debido al roce con la barbilla, y por este motivo hay quienes aconsejan que se sacrifique un poco de la alineación.

Yo personalmente, creo, y en los vídeos se aprecia claramente, que es más importante la alineación, porque garantiza que la cuerda se va a desplazar en línea recta tal como la arrastren las palas. y además  la mano debe presionar fuerte contra el cuello y debajo dela mandíbula evitando cualquier movimiento incontrolado.  El roce en la barbilla se puede reducir al mínimo con un ligero cambio de la posición de la cabeza encarándola un poco más hacia la diana Ver vídeos1; 2;10;11; 12; 13 ;14; 15 y 11.

1.1.14 LA APERTURA PARA LARGO DE FLECHA Y MENOR ESFUERZO

Una vez lograda la alineación del antebrazo de cuerda con la flecha, y con objeto de que las fuerzas sean todo lo mas contrapuestas que sea posible, la línea recta flecha-antebrazo de cuerda se debe de aproximar todo lo posible a la línea quebrada que forman el brazo de arco, la espalda y el brazo de cuerda.

Este gesto queda limitado por el contacto de la cuerda contra el pecho, lo que resalta la importancia de un protector de pecho que evitará que la cuerda se enganche o roce con la ropa.

Estas alineación y apertura a tope traen como consecuencia que el arquero abre más y saca a su arco una potencia real mayor, pero al estar todos los huesos más próximos a formar una línea casi recta,  el esfuerzo muscular es menor que con una postura menos abierta de la que resulte  una potencia real menor.

Un ejemplo muy sencillo de esto son unas tijeras con una goma anudada a sus anillas, que cuando están abiertas a tope, pese que la goma en ese  momento, está más tensada, cuesta menos esfuerzo mantenerlas abiertas que un poco antes de llegar a ese punto.

También puede dar la sensación de que la cuerda puede rozar contra el brazo de arco, pero la realidad  es que pasa muy cerca pero no toca o toca de forma muy tenue. En este aspecto tiene importancia usar una brazalera fina que no desvíe nada la cuerda antes de que la flecha la abandone.

El temor de que la cuerda roce el brazo, puede dar origen a un error muy común, consistente en que el arquero, por miedo a que la cuerda le lastime coloca mal  la mano de arco situando la presión de la empuñadura sobre el pulgar tratando de alejar  del brazo el desplazamiento de la cuerda, lo que provoca una reacción, al soltar, que precisamente lleva la cuerda contra el brazo.

Dibujo.-9 Aquí también se aprecia como el antebrazo de cuerda está en línea recta con la fecha y como esta línea se aproxima a la quebrada formada por el brazo de cuerda la espalda y todo el brazo de arco.

Ver videos 13 ;14 ; 15 y 16

1.1-15 POSICIÓN DEFINITIVA FRENTE A LA DIANA 

Ahora, cuando ya creemos tener muy bien definida la postura de anclaje y apertura siempre de acuerdo con la “técnica correcta”, es el momento de decir algo con relación  a cómo  debe situar sus pies el arquero en la línea  de tiro.

La posición de partida debe ser, tal como se dijo al principio, con los dos pies uno a cada lado de la línea  de tiro situados de forma simétrica sobre la línea imaginaria que va desde ese punto a la diana, manteniendo el cuerpo bien erguido, los hombros bajos, los pies situados en la posición adecuada para ofrecer resistencia en el supuesto de que alguien nos zarandeara y la cabeza un poco levantada como tratando de mirar por encima de algo situado justo delante.

Digo posición de partida refiriéndome a la posición de los pies respecto a la línea imaginaria que va desde donde se sitúa el arquero a la diana, porque la posición definitiva de los pies tendrá que ser la adecuada para que cuando, siguiendo todos los pasos descritos respecto al tensado del arco y al anclaje, el visor, de forma espontánea, sin que el arquero tenga que hacer ninguna corrección a derecha o a izquierda, esté sobre el amarillo.

De acuerdo con esto, una vez automatizados  todos los gestos relativos al tensado y con la seguridad de que el resultado es una postura correcta, habrá que realizar una maniobra que permita determinar la posición correcta de los pies para que esto suceda.

La maniobra consiste en tensar el arco partiendo de la posición que hemos descrito como correcta y con los pies situados de forma simétrica respecto a la línea imaginaria que va a la diana, pero sin mirar hacia ella, simplemente levantando la mano del arco hacia la diana mirando al frente, no hacia la diana y desde esa posición realizar el tensado completo hasta anclar, y después una vez anclado ver donde  ha quedado situado el visor y corregir la posible desviación de deriva moviendo los pies hacia donde convenga para que quede sobre el amarillo.

Pueden hacer falta varias repeticiones hasta lograr el resultado apetecido, que es que los gestos necesarios para tensar y anclar hagan, que, de forma automática,  el visor ya esté alineado con el amarillo. Después solo habrá que situar los pies siempre en esa posición respecto a la línea que va a la diana,  cada vez que el arquero se coloque en la línea de tiro.

Adquirir este hábito es importante porque aprovecha la tendencia natural del cuerpo para que, una vez tensado y anclado, la mano quede apuntando a la diana y que la dificultad que existe para desplazar la mano lejos de esa posición, a la que se llega expontaneamente, suponga una ayuda.

Otro aspecto ventajoso es, que una vez adquirido este hábito de situarse respecto a la línea que va a la diana propia, desaparece la sensación que muchos arqueros tienen, cuando tiran en un campo distinto del habitual, de que el campo está mal  escuadrado y su puesto de tiro no está bien situado respecto a su diana.

También evitará que el arquero tire, por error, a la diana de al lado, puesto que siempre quedará, de principio, apuntado a la suya.

Este es un aspecto importante de la técnica porque se trata de aprovechar la tendencia natural en contra de la cual cuesta gran esfuerzo ir, circunstancia que, por una parte, se trata  de mantener,  y por otra eliminando la necesidad de modificar la posición cuando se intente  apuntar al amarillo, se facilita la relajación que debe estar presente en todo momento, y sobre todo en el de soltar, ya que de no estar en la posición espontánea sobre el amarillo, en cuanto el arquero trate de relajarse, la mano se alejará de la posición de perfecta puntería yendo hacia la que corresponde según su posición en la línea

de tiro.

Un error en este punto es lo que motiva los gestos antinaturales que se aprecian en muchos arqueros cuando sueltan, y vemos que las manos no se desplazan hacia donde la desaparición de la resistencia, que el arco venía oponiendo, debería originar.

Actualmente es muy fácil que un arquero perciba la sensación que realmente corresponde a una suelta relajada consecuencia de que desaparece la resistencia del arco; basta con que mantenga el arco tensado, por medio de un disparador ,en vez de con los dedos,  con los ojos cerrados y manteniendo la tensión en los músculos de su espalda, y que otra persona accione el disparador procurando sorprenderle

Hace años cuando todavía no había disparadores, se hacía que el arquero tensase el arco por medio de una cuerda intercalada entre la del arco y su mano , que el entrenador cortaba logrando el mismo efecto aunque de forma más rudimentaria.

La ausencia de esfuerzo, por parte del arquero, destinado a mantener la mano del arco fija en una posición, porque con los ojos cerrados no debe darse esta circunstancia ya que no necesita apuntar a nada concreto, y la sorpresa del disparo harán que la reacción sea totalmente espontánea y que el desplazamiento de ambas manos  sea en la dirección en que las impulsan los músculos con que se estaba oponiendo al arco. Este gesto, que puede parecer, y de hecho muchos lo creen,  que va a dar origen a que la flecha salga muy desviada, no la desvía en absoluto, porque cuando se produce, la flecha

ya salió. Lo malo es que muchos arqueros tratando de evitar esa reacción, ponen en acción, inmediatamente  antes de soltar, justo en el peor momento, músculos que no debían actuar para nada, y que desbaratan todo lo hecho hasta ese momento, porque ni el arco ni el arquero reaccionan de forma natural.

Una vez realizada esta forma de tirar con la ayuda de un amigo y el disparador, es necesario automatizar todo el gesto y las sensaciones percibidas, y la mejor forma es tirar a corta distancia, (8 o 10 metros), unos cuantos cientos de flechas con los ojos cerrados hasta lograr percibir la misma sensación que

cuando se tiró con el disparador. La misma diferencia apreciada, que sin duda será muy grande, dará medida de la paciencia con que se debe abordar este cambio o simplemente el aprendizaje de este gesto.

Un puntero láser en el arco que proyecte fuera del campo visual del arquero permitirá al entrenador comprobar si la maniobra es o no correcta.

1.1.16  MANEJO DEL CLICKER 

Y ha llegado el momento de hablar de otro aspecto, quizás el más controvertido y discutido en España, de todos cuantos incluye la “técnica correcta” de tiro con arco. Me refiero al manejo del clicker.

Antes de nada creo que conviene hacer un poco de historia, porque el uso del clicker ha pasado por varios procesos.

Que un arco, si se tensa un poco más, almacena más energía y  varía su alcance y con ello la altura de los impactos, se sabe desde hace mucho, y por esa razón se han buscado sistemas para que el arquero pueda controlar lo que tensa su arco y con ello su potencia real y alcance.

Los arcos metálicos Apolo, allá por los años 50, ya estaban provistos,  de una goma en la base de la ventana contra la que apoyaba la punta de la flecha e indicaba con su movimiento, lo que el arquero estaba tensando, después se empleó un espejo, que situado junto al visor permitía al arquero ver  dónde estaba la punta de su flecha en la base de la ventana y así controlar lo que estaba tensando.

Los dos sistemas obligaban al arquero a distraer su atención entre apuntar y vigilar lo que tensaba por cualquiera de esos medios, lo que suponía un problema importante, porque en ese momento el arquero debe poder dedicar toda su atención solo a apuntar

En 1964 apareció el clicker que con su clic eliminaba la necesidad de estar pendiente visualmente de lo que se tensaba, y supuso un avance notable, que se puso de manifiesto rápidamente en las puntuaciones. Pero el verdadero avance se produjo cuando algunos arqueros lo empezaron a usar como señal de disparo, eliminando la necesidad, por parte del arquero, de decidir de forma consciente cuando suelta.

El primero fue  Lester Gervais, que pronto se hizo acreedor al sobrenombre de “Mister Perfect” porque hacía con regularidad 30 diéces de 30 posibles, utilizando la forma de pasarlo llamada “pus-pull” (empujar-tirar) , que favorece el mantener la tensión en la espalda en el momento de soltar

En España, durante bastantes años, se tuvo la creencia de que el clicker era útil únicamente como  solución para luchar contra la llamada “fiebre del amarillo”. Y solo unos pocos lo empezamos a usar como señal de disparo, allá por los años 66-67, justo tres o cuatro años después de que en Estados Unidos ya se hubiese generalizado su uso en este nuevo aspecto,  actualmente aplicado universalmente, como se puede ver en los vídeos que reproduzco.

Alguien se puede preguntar en qué consiste la controversia,  si se da por sentado su uso a nivel mundial, Y la cuestión está en: ¿Como se emplea el clicker?. Y el problema se plantea cuando se trata de determinar la acción a ejecutar justo antes de que el clicker salte.

Recientemente apareció una tendencia que llaman tensado dinámico que consiste en no parar el tensado en ningún momento hasta que salta el clicker, y se da por terminada la acción de tirar la flecha.

Yo me atrevo a decir que esto es la solución para los que no son capaces de hacer ni intentar lo correcto, y lo hacen a pesar de que tiene graves inconvenientes, uno de ellos es el referente a la puntería, tema del que debería hablar antes que del clicker pero como se mezclan los dos temas, seguiré con el clicker.

El primer error del tensado dinámico es que mientras se tensa, la cuerda se está moviéndo y obligando al arquero, en el supuesto de que trate de apuntar correctamente, a corregir la puntería constantemente, puesto que la imagen cuerda-visor-diana está modificándose al tiempo que se produce ese desplazamiento.

Después el clicker  puede saltar de forma incontrolada, unas veces tarda más de lo que el arquero espera y otras salta antes de lo previsto, y con que esto último suceda  una sola vez, el arquero tratando de evitarlo, se preparará mucho antes para soltar, pero como no acaba de llegar el ansiado clic, se produce una situación de  gran ansiedad y descontrol total, justo en el momento más crítico,  que el arquero resuelve dando un tirón, que desbarata toda posibilidad de una suelta relajada.

Contra lo que van los tiros , es contra lo que cada día se pone más de manifiesto, y que hacen los arqueros que logran esas puntuaciones, que en un país como el nuestro donde el record  absoluto está setenta u ochenta puntos por debajo de los puntos que otros y otras hacen cuando van a pasar la tarde, y que aquí se consideran inalcanzables.

Y estoy refiriéndome: a tensar y anclar mirando el clicker, y sin dejar de hacer fuerza con los músculos de la espalda, parar el tensado cuando faltan uno o dos milímetros para que salte,  después estando parado apuntar, como únicamente se puede hacer correctamente, que es estando bien quieto, con la cuerda ya situada en la posición adecuada en contacto con la barbilla y la nariz y viéndola tangente al aro del visor, después realizar el pequeño aumento de tensión necesario para que el clicker salte y soltar.

Esta maniobra, lamentablemente rechazada de plano por una gran mayoría de arqueros y entrenadores españoles, tiene muchas ventajas. La primera, permite que el arquero apunte estando totalmente quieto y con margen suficiente para asegurase de que todo está en su sitio. La segunda es que el esfuerzo y movimiento  necesarios para hacer saltar el clicker, al que solo le faltan esos uno o dos milímetros, es mínimo e inapreciable y no causa ninguna distorsión de la puntería. Y la tercera, y más importante, el clicker salta siempre cuando el arquero quiere, y como resultado de esa pequeña contracción muscular, que siempre tiene esa respuesta, nunca va  a tensar eso poco y encontrarse con que el clicker no salta y él no tira cuando quiere.

Cuando esta acción se ejecuta correctamente, el arquero tira cuando suena el clicker, pero el clicker suena cuando el arquero quiere que suene, y salta siempre como consecuencia del mismo esfuerzo y a partir de la misma posición.

Tocar ahora el tema del tiro por sorpresa , que incluye lo que antecede, sería entrar de lleno en el campo del tiro con poleas, donde , como no podía ser menos, en España existe un desbarajuste monumental con teorías de todo tipo.

.Video.- 18 Arjanicova entrenado en Falum  1er Cto . de Europa de Sala, mirando el clicker


Video.19 Arjanicova entrenando en keskemet. Este el primer video que he podido grabar colocándome delante del arquero aprovechando que había una balaustrada que limitaba el campo de entrenamiento por un costado


.Video.-20  Butuzova entrenando en keskemet. Grabado en las mismas circunstancias que el Video.- 19


Video 21 O.K.Moon en el Torneo de los Maestros mirando el clicker, aquí también se ve como coge la cuerda, como tensa, como para antes de que salte el clicker para apuntar y como suelta.


Hay un  detalle muy importante a resaltar hablando de controlar el clicker, y es que la cuerda , que se coge, como ya queda dicho en el apartado 1.1.8, situándola en la articulación de la segunda y tercera falanges de los tres dedos, debe  permanecer ahí  sin ninguna variación hasta soltar. Ceder un poco, gesto bastante frecuente en muchos arqueros como preparación para soltar,  lo desbarata todo, porque el clicker no salta como consecuencia de la contracción muscular que el arquero ejecuta en su espalda, porque al haber dejado escapar un poco la cuerda en los dedos, el codo, que es el que manda, se desplaza pero la cuerda no y el clicker no salta y la reacción no corresponde al esfuerzo que se está realizando, con el consiguiente desconcierto del arquero.

1.1.17 LA PUNTERIA

Apuntar con un arco recurvado tiene serias dificultades puesto que el propio arquero pasa a ser una parte importante de los elementos de puntería con la inconsistencia que puede derivarse de esta circunstancia.

De una parte la referencia de altura se logra situando la mano de cuerda debajo de la mandíbula con el culatín en contacto con el índice, de forma que la distancia de la flecha al ojo sea siempre la misma. Esto confirma la importancia que tiene el anclaje y su consistencia, por su intervención en cuanto a referencia de altura.


El otro parámetro, la deriva, lo establece la cuerda, y aquí nos encontramos con otro punto de controversia. ¿Donde debe verse la cuerda? . Si es que se ve en algún sitio porque muchos no la ven, ni intentan verla, y me temo que esto de que hay verla va ser todo un descubrimiento para más de uno. Aunque ninguno prescindiría del alza de un arma de fuego cuando apunta, ni tampoco situaría el punto de mira lejos del alojamiento previsto en ella para apuntar; pero el tiro con arco es “diferente”, y lo lógico deja de serlo, y  hay muchos que ni ven la cuerda, ni intentan verla y otros muchos  la ven pero situándola lejos del índice del visor.

Lo correcto y lógico es tratar de verla cerca del índice del visor, puesto que sobre él  no es posible porque lo taparía, un buen sitio puede ser tangente al aro o recuadro de que  este suele estar provisto. Los dibujos marcados con el número 10 muestran la posición correcta y a lo que equivaldría lo correcto e incorrecto referido a un arma de fuego.


Ahora es el momento de añadir que la cuerda, además de estar en contacto con la mandíbula debe estarlo con la nariz para que de esta forma, a base de dos puntos de contacto, quede  la cabeza situada en una posición que sea posible repetir, porque un cambio de posición de la cabeza , debido a que la cuerda está un poco alejada del ojo, supondría un cambio de perspectiva, nada deseable por los errores a que induciría.

Tengo que hacer notar, que tanto da situar el visor a un milímetro del centro de amarillo como apuntar manteniendo la cuerda un milímetro lejos de la posición adecuada.

El índice es un punto a considerar, porque hay infinidad de tipos y es el propio arquero quien debe decidir cual le resulta más cómodo y efectivo.

Los redondos parece ser que son los más naturales, porque a cualquiera que se mande apuntar con uno de este tipo inmediatamente sitúa la diana centrada dentro de él. Los que son en forma de vástago con una pequeña cabeza el su extremo, (los más usados) obligan a usar un punto de referencia dentro de la diana para eliminar la incertidumbre que causa la duda sobre si se está realmente en el centro del amarillo, muchos arqueros lo tratan de situar en el punto inferior tangente en que  el amarillo se une con el rojo. Esto, además de ser un punto muy concreto, permite que el arquero vea donde pretende clavar la flecha, que también tiene gran efecto psicológico positivo.

El ojo humano tiene gran perfección y versatilidad, pero con todo no alcanza hasta hacer posible ver  enfocados al mismo tiempo objetos situados a 10 cm., a 1 metro y a 30,50,70 o 90 metros, como sucede con la cuerda, el visor y la diana, y ante el riesgo de la fatiga que suponen enfoques sucesivos  de estos tres objetos, es imprescindible limitarse a uno solo, y lo correcto y aconsejable es mantener enfocada la diana.

En primer lugar porque el mantener la vista fija en ella permite que el arquero detecte cualquier movimiento o cambio de su posición, después el hecho de no ver enfocado el visor hace que su movimiento sobre la diana se aprecie menos  y se elimine el riesgo de una corrección de puntería en el último momento , que ya queda dicho que hay que evitar, debido al efecto negativo que tiene esta acción entre,  otras cosas,  por que anula la posibilidad de una suelta relajada.

Todos hemos tirado en alguna ocasión con muy poca luz y nos ha sorprendido la agrupación encontrada en la diana, que es consecuencia de lo relajado de nuestra suelta al no haber apreciado con nitidez los movimientos de visor sobre ella.

Al apuntar cobra importancia el hacerlo con el ojo director porque permitirá mantener los dos ojos abiertos, que además de reducir de forma notable la fatiga de la vista puesto que el esfuerzo visual no se concentra en un solo ojo, como cuando se cierra uno, proporciona una perspectiva muy favorable. 

Debo de insistir sobre la importancia de la puntería porque toda la técnica, puesta a punto del material y demás factores que intervienen al tirar una flecha no valen de nada si no se está apuntando de manera que, siendo todo lo demás correcto, la flecha vaya  al centro del amarillo. Y además actualmente se hacen unas puntuaciones tan altas que ponen de manifiesto que quienes las logran apuntan muy bien.

En España , como no podía ser menos, también hay una teoría sobre el modo de apuntar, consistente en dejar flotar el visor cerca del amarillo, en vez de tratar de mantenerlo lo más cerca, que sea posible, del centro, que es lo correcto, y única forma de hacer buenas puntuaciones. Y como los teóricos insisten yo pregunto: ¿donde deja flotar su visor ese arquero que hace a 50 metros 360 puntos de 360 posibles?

Lo normal y aconsejable es tratar de mantener el índice lo más centrado posible y limitando al mínimo su movimiento. Y si el visor se desplaza inevitablemente de borde a borde del amarillo o equivalente si se usa otro punto de referencia, hay más del 50% de probabilidades de que la flecha impacte en el 10 porque es sobre el 10  donde más tiempo está durante sus oscilaciones y ahora es muy importante no tratar de hacer una corrección de último momento que arruinaría una suelta relajada con unas consecuencias funestas.

Si se usa un índice redondo se debe de tratar de que el anillo entre el Índice y el círculo de la diana, que se trate de centrar, sea todo lo regular posible procurando que la deformación tenga la misma amplitud en todo el perímetro. La corrección de último momento también está totalmente desaconsejada por la misma razón que con cualquier otro tipo de índice.

Eseiev ya apuntaba nada más levantar el arco incluso antes de empezar a tensar. En una ocasión le preguntaron que era, a su juicio, lo más importante de toda la técnica de tiro con arco a lo que respondió que la puntería.Y de  como apuntaba y lo que sabía sobre este asunto, son demostración sus 333 puntos a 90 metros en 1994.

Un último consejo: se debe regular el visor de forma que los impactos en la diana sean dieces altos, porque la tendencia, a ,lo largo de la competición, cuando se tira bien, es perder un poco de altura que debemos tener prevista con esta regulación, para que cuando las flechas imparten un poco bajas sigan siendo dieces.

1.1.18 LA SUELTA

  La suelta es el momento decisivo y más delicado de toda la acción de tirar una flecha. Decisivo porque es lo último a realizar y va a ser el desenlace de todo lo precedente.

  Pero también  porque es el mejor exponente para poner de manifiesto alguna deficiencia en todo lo anterior. De aquí que tenga la máxima importancia imaginable, porque es  la comprobación inequívoca de todo lo que hizo el arquero en los pasos precedentes.

  Cualquier error cometido va a tener un reflejo que un observador experimentado va a notar. Y mucho más que el observador lo va a notar  la flecha, que recibe un impulso, por parte del arco, que la desvía del recorrido ideal justamente cuando lo inicia.

No creo oportuno enumerar todo lo que podría calificarse de error porque sería prácticamente interminable. Solo voy a insistir en que  la reacción posterior a la suelta denota cualquier fallo, porque enseguida se aprecia la falta de espontaneidad del gesto denotando que algo no ha sido realizado correctamente.

En alguna ocasión hablando de temas sobre técnica de tiro y la forma de entrenar en solitario , yo he hecho notar que la utilización de una cámara de video permite que el propio  arquero se vea cuando y como tira cada flecha para asegurase de que está tratando de automatizar lo correcto, y se me ha argumentado que para que eso fuera verdaderamente efectivo , el arquero tendría que saber apreciar la diferencia entre lo que ve en el video de su cámara y lo que sería  correcto, y la cosa es realmente complicada, porque ni teniendo videos como los que reproduzco de arqueros, que lo hacen perfecto, es fácil que uno mismo vea la diferencia o el detalle respecto a como  lo hace. Esto hace imprescindible la presencia de un buen entrenador que, inmediatamente. que se produce la suelta, indique si la sensación que el arquero ha percibido al tirar esa flecha es consecuencia de haberlo hecho o no correctamente.

No obstante actualmente se puede disponer de un equipo que conectado a un monitor permite ver lo grabado unos pocos segundos después ,lo que facilita mucho que el arquero perciba más fácilmente la sensación de lo que ha hecho.

Creo que con todo lo que dejo dicho está bien claro que lo fundamental es como se tensa el arco , como se ancla, como se maneja el clicker y como se apunta  incluyendo hasta el más mínimo detalle, y al final, la suelta es el mejor exponente de que todo el proceso precedente se ha  realizado correcta o incorrectamente.

Tanto la mano de cuerda como la de arco con su recorrido al desaparecer la resistencia del arco, ponen de manifiesto cualquier irregularidad, puesto que lo natural y espontáneo, que es lo que se busca, es que los movimientos sean tan contrapuestos a la fuerza que opone el arco como la fuerza que pretendemos emplear para tensarlo. Cualquier gesto diferente a esto es indicativo de que algo no se está haciendo correctamente al tensar el arco y fases precedentes a la suelta, o que la reacción no es espontánea y el arquero la está dirigiendo, y esto indica, que, justo en el momento de soltar y muchas veces un poco antes, que es peor todavía, pone en acción algún músculo que no debe  intervenir para nada.

Si la fuerza está bien localizada en los músculos de la parte alta de la espalda como tratando de juntar los omóplatos, al faltar la resistencia del arco, estos se juntarán  un poco, provocando el movimiento natural de ambos brazos, si se trata de un arquero diestro, el de arco, hacia su izquierda y el  codo del de cuerda hacia atrás arrastrando tras  él  la mano, que no debe perder contacto con la mandíbula y el cuello, por lo menos durante los dos o tres primeros centímetros de su recorrido. Cualquier gesto diferente a lo descrito será indicativo y consecuencia de que hubo algo no espontáneo o que las fuerzas empleadas para tensar el arco en el último momento, no eran las correctas. Ver videos 2 a 21.

Lo más corriente es que no exista ninguna reacción apreciable en ambas manos, consecuencia de que el arquero no se ha relajado y ha puesto en acción los músculos antagonistas a los de la parte alta de su espalda. Muchas veces también la mano y brazo de arco no se desplazan en la dirección correspondiente a la desaparición de la resistencia del arco debido a un intento de corrección de la puntería o a una falta de tensión en los músculos de ese lado de la espalda al hacer saltar el clicker sin aplicar el “push-pull”

Observando cómo suelta mucha gente se comprueba que todos saben que la mano de cuerda debe desplazarse hacia atrás y en consecuencia la desplazan hacia ahí pero de forma voluntaria , la mano no va arrastrada por el codo como consecuencia de que ha desaparecido la resistencia del arco.

Video.- 23  Como ejemplo de múltiples errores vemos  a  este arquero con muy mala técnica, que se pone de manifiesto cuando tira: coloca mal la mano de arco; suelta abriendo los dedos, mira descaradamente como vuela la flecha  y su reacción no corresponde a la falta de resistencia del arco cuando suelta.


Video 24 Por si alguno tiene dudas respecto a lo efectivo que puede ser la “técnica correcta” aquí tiene un buen ejemplo a seguir como alternativa para destacarse del resto; este coreano tiró así todo el Cto. del Mundo de 1983. Con esto y lo que hace él del vídeo 23 seguro que se puede lograr un técnica al gusto de unos cuantos que opten por algo distinto y llamativo, que muchas veces es lo que priva.


1.1.19 ANÁLISIS POSTERIOR A LA SUELTA

Inmediatamente después de soltar y antes de tratar de ver donde impactó la flecha, el arquero debe realizar un análisis mental de toda la acción que acaba de realizar, repasando todas sus fases, y una vez realizado este análisis,  es el momento de usar los prismáticos , comprobando si la flecha impactó de acuerdo con la impresión que  tiene después del análisis; si todo ha sido perfecto y la flecha está en el centro del amarillo, muy bién, pero si ha detectado alguna irregularidad en la forma de soltar y la flecha ha impactado de acuerdo con lo que esta irregularidad pueda haber motivado, el arquero, sabiéndolo, podrá evitar ese error al tirar las flechas restantes.

El conocer el motivo de un mal impacto tiene la gran ventaja de que el arquero podrá evitarlo en lo sucesivo, eliminando el efecto desmoralizador que pueda ocasionar el fallo. De aquí la gran importancia del análisis posterior a la suelta. Que se debe realizar siempre tanto en competición como entrenando, porque siempre habrá algo que mejorar.

Rick Mackinney es un ejemplo de la importancia de todo esto con una progresión impresionante: queda campeón del Mundo a los 17 años y a los 42  hace, en otro campeonato del mundo, 1356 puntos, dos por debajo del record absoluto del moment, lo que hace pensar que a lo largo de esos 25 años fué eliminando constantemente defectos en su técnica, que, lógicamente, primero tuvo que detectar mediante el análisis correspondiente.

Hacer 27 puntos con dos dieces y un siete pone de manifiesto la necesidad de un análisis para detectar la causa del siete, que tiene que ser consecuencia de un error importante. Un vistazo sobre una hoja de puntuación también pone de manifiesto la necesidad del análisis para eliminar los muchos errores, que se pueden apreciar por las puntuaciones anotadas.

1.1.20 CAPACIDAD DE PENSAR POSITIVO

Uno de los principales objetivos del entrenamiento además de lograr el  fondo físico y la resistencia necesarios para soportar sin desfallecimiento toda una competición, aun en las más adversas condiciones, es adquirir la capacidad de pensar positivo, procurando ponerse durante el entrenamiento en una situación muy parecida a la competición a base de buscar algo que origine una tensión equivalente, y que la capacidad adquirida para superar esa situación permita hacerse el razonamiento sobre una base real: “ si lo hago entrenando ,tengo que poder hacerlo  compitiendo”.

El análisis habitual y la consecuente eliminación de los fallos detectados son el principal fundamento de LA CAPACIDAD DE PENSAR POSITIVO , fundamental  sobre todo en el actual sistema de eliminatorias donde es imprescindible una total seguridad y confianza en las propias posibilidades, sin que la puntuación del contrario suponga una barrera insalvable.

Se debe poder desechar cualquier pensamiento negativo, pero sobre una base real derivada del famoso axioma ya citado “No pretendas hacer en una competición lo que no hayas hecho en un entrenamiento”

Actualmente  también es importante poder abstraerse a todo lo

que rodea la competición que antaño  no existía. Ahora se

anima y se usa megafonía constantemente durante toda la

competición. Se dice de algunos grandes arqueros que

entrenan junto a un equipo de alta fidelidad al máximo volumen

1.1.21 RITMO DE TIRO

La acción de tirar un flecha incluye varias fases, cada una de las cuales requiere diferentes actitudes por parte del arquero, que en conjunto suponen un esfuerzo considerable, tanto físico  como mental, del que necesita recuperarse entre flecha y flecha, y para que esto sea posible debe  mantener un ritmo de tiro que tiene que venir aplicando durante todas las fases de su entrenamiento.

El propio reglamento obliga a tirar  3 o 6 flechas en un tiempo limitado, y el arquero debe tener entrenado el atenerse a esos tiempos, para no ser él mismo quien se ponga en una situación anormal, cuando compite. respecto a cómo ha entrenado.

Existe el axioma, citado por mi reiterativamente, aplicable a todos deportes que dice : “NO PRETENDAS HACER EN UNA COMPETICIÓN LO QUE NO HAYAS HECHO EN UN ENTRENAMIENTO”, y este tema del ritmo de tiro, del mismo modo que todas la fases de la “técnica correcta”, entra de lleno dentro lo aplicable y que en consonancia también  hay que entrenar.

La necesidad de mantener entrenando el mismo ritmo de tiro que en la competición ha aconsejado modificar el período de entrenamiento durante el cual se deben tirar cada día un determinado número de flechas en el sentido de traducir el número de flechas de cada sesión de entrenamiento al tiempo necesario para tirar esas flechas manteniendo el ritmo con que va a ser necesario competir. Es muy fácil caer en el error de, ante la necesidad de tirar determinado número de flechas, tratando de acabar pronto, tirarlas sin respetar el ritmo de tiro.

1.1.22 LA RESPIRACIÓN

La respiración es una de las fases  incluidas en el ritmo de tiro, que necesita una normalización antes de cada flecha debido a que inevitablemente en el momento de apuntar debe contenerse.

Lo normal , una vez normalizada la respiración después de tirar una flecha , es efectuar una inspiración profunda al tiempo que se inicia el tensado del arco para después ir expulsando el aire poco a poco hasta llegar a la fase de puntería, segundos durante los cuales se debe contener totalmente.

Una respiración incontrolada sin tiempos de recuperación  puede dar origen a una carencia de oxígeno con funestas consecuencias en muy diversos aspectos: ritmo cardiaco, vista, pulso etc.


CAPITULO 2º

Escrito por tomascerra 04-10-2014 en tiro. Comentarios (0)

2.1 EL MATERIAL

Antes de comentar nada referente al material es importante hacer notar, que a pesar de que el tiro con arco es un deporte,  muy minoritario, el material utilizado actualmente y al alcance de cualquier practicante, es de última generación y de acuerdo con las técnicas más avanzadas del momento. Como ejemplo se puede citar que el kevlar actualmente utilizado en infinidad de artículos, cuya relación sería interminable, para tiro con arco ha sido desechado a partir de 1984, hace 25 años , devido a que la duración de las cuerdas confeccionadas con él se limitaba, en el mejor de los casos, a 1500 disparos, mientras que las de los materiales con que se confeccionan actualmente, resisten más de 30.000 y con un coeficiente de elasticidad del 2% contra el 4% del Kevlar. Y lo mismo sucede con el carbono y las resinas con que se pega al confeccionar las flechas y las palas de los arcos, que a pesar de sufrir en cada tiro una deformación muy considerable la soportan varias decenas de miles de veces sin acusar la más mínima fatiga o pérdida de rendimiento, y todo ello sin alcanzar los precios de los mismos productos aplicados a la alta competición en otros deportes como el automovilismo , por citar un ejemplo, que hacen imposible que ciudadanos de a pie los puedan adquirir .

Después de todo esto es importante decir que comprar el mejor material existente en el mercado no garantiza la consecución de las mayores puntuaciones, porque la mayoría de los entrenadores de primera fila a la vez que insisten sobre la importancia de una buena “puesta punto”, afirman que solo el 5% se debe al material mientras que el arquero aporta el 95% restante. Este detalle no debería ni mencionarse puesto que un observador un poco avezado comprobará que en todas las competiciones hay arqueros con idénticos equipos y las puntuaciones, que logran, son muy diferentes.

2.1.1 EL ARCO

Existen varias modalidades de tiro con arco, que se practican con material bastante diferenciado y que sobre todo, que además de utilizarse un arco de tipo diferente, incorporan toda una gama de accesorios adecuados para cada uno de ellos.

Como es imperativo empezar por un tipo, yo voy a hacerlo con el recurvado orientado a las competiciones FITA. que es cuando se aplican todos los fundamentos descritos como parte importante de la “técnica correcta”

La denominación de recurvado, que viene utilizándose para diferenciarlo de los poleas, longbows, etc..,  viene del diseño de las palas, obra de Mr.Hoyt en 1956, y que sigue utilizándose actualmente por la mayoría de los fabricantes, y que está caracterizado por que cuando el arco no tiene colocada la cuerda, los extremos de la palas, debido a la recurva con que terminan, quedan apuntando muy hacia delante.

2.1.2 EL CUERPO DEL ARCO

Inicialmente todos los arcos eran de una sola pieza, y aunque actualmente todavía se fabrican algunos con este diseño, como son los de caza y los tradicionales en su mayoría, los de tiro de competición actualmente son todos desmontables.

Esta característica de desmontables, un cuerpo central en el que se encajan las palas, además de simplificar la fabricación ,el stockage y el transporte, ha permitido solucionar problemas de flexibilidad y solidez, que el mecanizado actual de los cuerpos permite adaptarlos con todo detalle a cualquier estilo o tendencia, y como consecuencia los fabricantes tienen modelos con características muy definidas y ajustadas a determinadas tendencias, resolviendo problemas como el que originaba la necesidad de una ventana bastante profunda para lograr un “tiro central” (mas adelante veremos lo que es, apartado 3.1.3), cuando se usa una flecha gruesa, o la de la robustez necesaria en la zona de la empuñadura para evitar posibles roturas y flexiones no deseadas, cuando el arquero usa potencias altas, cada vez más normales en la alta competición.

Esto sin mencionar el alivio que supuso para los zurdos, porque ahora con un solo cuerpo de zurdo se pueden tener todas las potencias y tamaños disponibles para diestros.

Los cuerpos , principalmente los mecanizados, disponen de sistemas de regulación de potencia, muy prácticos también para la regulación del “tiller” (2.1.4 pag.47), que hay arqueros que utilizan para adaptar el arco a su personal modo de colocar la mano en la empuñadura, y además también disponen de otros sistemas para la alineación de las palas respecto al plano vertical que divide el arco, que además de corregir alguna pequeña falta de alineación entre ambas palas, puesto, que se regulan por separado, permite un ajuste personalizado por parte del arquero, eliminando la necesidad de que sea el fabricante quien sitúe la empuñadura un poco desviada respecto a ese plano, como ya se hacía con algunos cuerpos de fundición.

2.1.3 LAS PALAS

La otra gran ventaja del desmontable es lo que ha simplificado la fabricación de las palas, que además de ser de un tamaño mucho más reducido que un no desmontable, permite que se fabriquen las dos de idéntica potencia, dejando la regulación del “tiller” (apartado 3.1.6) al empleo de la regulación de potencia de que suelen disponer los cuerpos actuales, que ajusta cada pala por separado.

Esta operación ahora tan sencilla, con un arco de una sola pieza obligaba a los fabricantes a disponer de un operario muy cualificado dedicado a esta única labor, que requería varios retoques antes de dar por finalizado el proceso de fabricación de cada arco, que dado su carácter standard podía resultar no ser el adecuado para el arquero que lo compraba, cuestión de difícil solución que entonces no estaba al alcance del arquero, que ahora puede ajustar a su gusto y probar cuanto quiera.

Gracias a esta simplificación también hay palas de muy diversa composición: madera y fibra de vidrio, madera y fibra de carbono, foam y fibra de carbono, de lo que se derivan diferencias de rendimiento muy apreciables, ya que en función de la composición de las palas, puede haber rendimientos de hasta el 15% de diferencia entre palas que requieren el mismo esfuerzo por parte del arquero para tensarlas. (de esto hablaremos a la hora de determinar la rigidez adecuada de las flechas para nuestro arco porque es un dato a tener muy en cuenta)

Puede parecer que todas estas posibilidades de regulación de los cuerpos, tienen muy poca aplicación, pero está demostrada su utilidad porque se sabe que a pesar de que lo aconsejado para el “tiller” son de 6 a 12 mm. , hay quién lo regula a 25 mm., y alguno que también desplaza la posición de la cuerda 3 o 4 mm. a la derecha o la izquierda del plano central del cuerpo. Llegándose a la conclusión de que actualmente cada cual casi puede fabricarse su arco adaptándolo a sus características o gustos personales.

2.1.4 EL TILLER

Como ya queda dicho, una de las ventajas de la potencia regulable de los arcos modernos es lo que facilita la regulación del “tiller” dibujo 11.


El “tiller” es la diferencia de potencia entre ambas palas, que se mide comparando la distancia desde la cuerda a cada una a la salida del cuerpo, medida que indica que una pala es más fuerte que la otra y como consecuencia la cuerda está más cerca de ella.

Fundamentalmente sirve para reforzar un poco la pala inferior, que debido a donde está el “punto de presión”, un poco por debajo del centro del arco, y a que al coger la cuerda con dos dedos por debajo del culatín, soporta un esfuerzo mayor que la de arriba. 

Los arqueros de muy alto nivel regulan el “tiller”, de manera que la presión de la empuñadura contra la mano se ajuste a su modo de colocarla y al tipo de empuñadura que usan. Suelen buscar una regulación con la que al tensar,el arco este no tenga, en ningún momento, tendencia a perder la verticalidad, tomando como referencia el estabilizador delantero que debe mantenerse horizontal durante todo el proceso de tensado. Esto motiva que cuando lo normal es que haya entre 6 y 12 mm. de diferencia,( más cerca en la pala inferior), haya quién lo regula con una diferencia de hasta 25 mm.En el dibujo 11 se ve donde se miden el “tiller” y el “fitsmelle.

Más adelante en “la puesta a punto del arco” (capitulo 4º) veremos que esta mayor potencia de la pala inferior, que al soltar hace que la posición del culatín en la cuerda se desplace con movimiento descendente, que se debe compensar, y de hecho se compensa, al determinar su posición en la cuerda mediante el método de la flecha desnuda, (4.1.4).

2.1.5 LA CUERDA

La cuerda es uno de los componentes más importantes del arco porque tiene gran influencia en el rendimiento de este, debido a que ella es la encargada de trasmitir su energía a la flecha. En este aspecto influye su coeficiente de elasticidad, que oscila, según la calidad, entre el 12% y el 2%, y que de usar una u otra puede perderse ese 10% ,que hay de diferencia, de la energía que el arco debería trasmitir a la flecha y ella se come.

Otro aspecto importante es la resistencia del hilo con que esté hecha, donde también hay diferencias muy notables: desde 50 a 125 libras por hilo, lo que permite confeccionar una cuerda de igual o mayor resistencia con menos hilos, y como consecuencia con menos peso, peso que es tan importante como para que dos hilos más o menos tengan gran influencia en el comportamiento de la flecha.

Cada arquero puede elegir el número de hilos y la calidad que más le satisfaga. ( de esto hablaremos en la Puesta Punto Cap.4º).

Al elegir la calidad de la cuerda siempre hay que tener en cuenta la recomendación del fabricante del arco porque no todos los arcos toleran, sin riesgo de rotura, cuerdas con bajo coeficiente de elasticidad.

De cómo se hace una cuerda y de las calidades y características de los hilos hay bastante información, y no voy a alargar más lo que escribo. Sería mucho más útil una demostración práctica ya que hacer bien una cuerda tiene sus dificultades

Solo voy a insistir sobre la importancia que tiene que todos los hilos tengan la misma longitud para que actúen como un conjunto, lo que garantiza más duración y la ausencia de reacciones extrañas. Y a esto es a lo que hay que dedicar la máxima atención, cuando se hace una cuerda.

La zona de la cuerda que va a estar en contacto con las palas, la dactilera  y  la brazalera, se suele forrar con hilos especiales, que protegen del roce a los hilos de la cuerda propiamente dicha. Para las gazas conviene usar hilo fino poco pesado porque todo lo que se ponga en la cuerda debe moverlo el arco y mucho peso resta rendimiento, incluso se puede suprimir el forrado de la zona en contacto con los “nocks” de las palas, asegurándose de que no existe ninguna arista resultado de la diferencia de dilatación de los diferentes materiales con que está laminada la pala. Una lima de las llamadas de cola de rata y una capa de barniz de uñas transparente resuelven el posible problema de aristas.

Durante la época del Kevlar y debido a su poca duración, apenas 1000 tiros, era muy frecuente ver cuerdas con las gazas sin forrar, porque estas cuerdas se rompían casi siempre por el punto de contacto con el culatín. Se forraban solo unos centímetros para que los hilos estuviesen unidos y protegidos de los golpes contra las palas

El forro central tiene que estar hecho con hilo resistente al roce y que su poca fricción facilite la salida de la cuerda de la dactilera. Hay varias calidades y gruesos, que se emplean en función del número de hilos con que se confeccione la cuerda para adaptar siempre su grueso a la boca del culatín ya que debe quedar encajado con la debida suavidad porque interviene en el comportamiento de la flecha. La medida la da el que la flecha, encajado el culatín en la cuerda, penda de ella pero que un suave golpe en ella haga que se desprenda.

Otra característica muy importante de la cuerda es su longitud, tan importante, como que obliga a hacerlas a medida, porque de su longitud resulta la medida del “fitsmelle” (dibujo 11) que influye de forma decisiva en el comportamiento del arco. Y es compleja su determinación porque está influenciada por diversos factores: potencia del arco , peso de la flecha , calidad del hilo empleado , número de hilos, etc., en función de todo lo cual debe estar la longitud del “fitsmelle”. Y esta es la razón por la que los fabricantes de los arco no dan nunca una medida fija, simplemente recomiendan que su longitud debe estar entre dos que suelen diferenciarse en casi dos pulgadas.

Una solución para lograr una medida exacta es retorcer la cuerda pero no se debe recurrir a esto, porque al retorcer la cuerda estamos añadiéndole elasticidad y no es lógico utilizar un hilo de bajo coeficiente de elasticidad para luego transformar la cuerda en un muelle a base de darle vueltas para reducir su longitud.

La cuerda solo debe tener entre quince y veinte vueltas con las que los hilos ya estarán formando un conjunto sin que se modifique su longitud.  cuando hablemos del “fitsmelle” (3.1.7) detallaremos como se puede determinar su longitud correcta. porque lo normal es hacerlo mediante pruebas.

2.1.6. EL FISTMELLE

El “Fitsmelle” o “bracing height” es la distancia de la cuerda al fondo de la garganta de la empuñadura y depende de la geometría del arco y de la longitud y elasticidad de la cuerda que se utilice. Ver dibujo 11 .

Normalmente los fabricantes, como ya queda dicho, dan unas cifras entre las que debe estar el adecuado para cada arco porque hay variantes, como la forma de soltar, la potencia de arco, el peso de la flecha y el tipo de cuerda que tienen una influencia decisiva, y es en función de estos factores que estará la medida adecuada.

Lo normal es determinarlo mediante pruebas tal como se indica en el apartado 3.1.7.

2.1.7 EL REPOSAFLECHAS

El reposaflechas es el accesorio sobre lo que se coloca y permanece la flecha durante la fase previa a la suelta. Suele ser de una materia flexible que no ofrezca resistencia al paso de las plumas, y cuando es de un material rígido, como puede ser una varilla de acero, está dotado de un mecanismo, generalmente provisto de un imán, que el más mínimo roce hace que se escamotee.

Tiene importancia la posición en que se coloque, sobre todo con relación al botón de presión y al grueso del tubo de la flecha, por lo que inserto unos dibujos, como mejor guía.

El  reposaflechas tiene la importancia, que se deriva de que interviene de forma decisiva en la dirección en que la flecha sale del arco, que veremos es el objeto principal de la “puesta a punto” Ver dibujo 12.


En los dibujos se aprecia que la varilla no debe sobresalir del tubo y que el punto de contacto de la flecha con el reposaflechas debe de coincidir o estar muy próximo con el punto de contacto con el botón y que la varilla debe tener una inclinación que haga que tubo de la flecha resbale contra el botón, contra el que debe apoyar en el centro de la cabeza o un poco por debajo para evitar que en algún momento lo rebase por arriba. Actualmente hay en el mercado reposaflechas que disponen de todas las regulaciones necesarias para adaptar con facilidad su colocación a todos estos condicionantes.

2.1.8 EL BOTON DE PRESION

El botón de presión es una parte integrante del arco, tan importante que sin él no sería posible efectuar una “Puesta a punto fina”.(4.1.2)

Inventado por Victor Berger, con cuyo nombre se lo conoció durante muchos años, es otro de los accesorios que revolucionó el tiro con arco. No obstante antes de su invención por Victor Berger, Hoyt ya fabricaba su reposaflechas Hoyt Super ,que tiene una lámina lateral flexible contra la que presiona la flecha pero que no es regulable como el botón, pero que Hoyt montaba en sus arcos sobre una plataforma desplazable que permitía determinar un “Grado de tiro central” (3.3.1) correcto.

Cuando hablamos de cómo se coge la cuerda y del pandeo que sufre la flecha como consecuencia de su desplazamiento en contacto con los dedos antes de quedar totalmente libre, ya quedó claro que la forma de cogerla de acuerdo con la “técnica correcta”, es la que origina un menor pandeo, puesto que, tirando con los dedos, siempre va a haber alguno.

Pues bien el botón de presión, lo que tiene por función es hacer que el pandeo no tenga como consecuencia que la flecha salga desviándose de la línea que va hacia la diana, para lo cual está dotado de una cabeza contra la que apoya la flecha, que cede, gracias al resorte, que incorpora, lo justo para compensar el pandeo y que la flecha no se desvíe.

La cabeza y el resorte van dentro de un tubo roscado exteriormente con una contratuerca que permite regularlo para que la cabeza sobresalga en la ventana del cuerpo lo necesario para lograr el llamado “tiro central” (3.1.3) en función del grueso del tubo de la flecha, que es la primera función del botón . En el extremo del tubo va un tornillo, que permite regular la presión del muelle para que el botón ceda lo justo, dibujo13 y video 24 pag.37). En el apartado de la “Puesta a Punto”del capítulo 4º veremos lo importante y sensible de esta función.

La cabeza del botón suele ser de materiales con muy poca fricción e incluso de acero, porque el teflón, material más usado, se desgasta rápidamente por el roce de las flechas y obliga a ajustes frecuentes del grado de “tiro central”.


A tubo roscado, D cabeza, E muelle , B contratuerca, L tornillo regulación muelle, F terminal , C ; G y H prisioneros.

La función más importante del botón de presión se desarrolla cuando la flecha empieza a moverse e inmediatamente que recibe el empujón de la cuerda se pandea desplazándose contra la ventana del arco, pandeo, que de no ser por el botón de presión, originaría una desviación respecto a la trayectoria ideal hacia la diana, que no se produce porque el botón, cuando está bien regulado, cede lo justo para compensar ese pandeo.

Video 25 estas imágenes sacadas del video editado por EASTON y tomadas a ochomil por minuto, permiten ver como la flecha presiona contra el botón cuando inicia su camino hacia la diana


Un momento de duda, al regular el botón en el “Ajuste básico” del Cápitulo 3º, se plantea cuando se ha de interpretar a que equivale la presión intermedia a la que se debe regular el muelle del botón para iniciar su ajuste. La presión intermedia recomendada ronda los 350 gramos.

Los botones de calidad vienen equipados con muelles de varias durezas y del mayor diámetro que cabe dentro del tubo con objeto de poder emplear el adecuado para que una vez regulada la presión, los dos o tres milímetros de desplazamiento motivados por la presión de la flecha, no originen un cambio de dureza que anule la efectividad del botón,como sucedería con un muelle de poco diámetro.

Cuando se trata de poner el arco a punto, mediante el método de la flecha desnuda ( 4.1.1) puede ponerse de manifiesto que la flecha peca de exceso o falta de rigidez, lo que, referido a un arquero diestro, se manifiesta clavando muy a la izquierda (rígida) o muy a la derecha (blanda) de las que tienen plumas, entonces, parece y es lógico, que en el primer caso convenga reducir la presión del muelle del botón y aumentarla en el segundo, y de hecho es lo que debe hacerse, pero dentro de unos límites, porque pasarse reduciendo o aumentando la presión, y conseguir ,con ello, que las flechas sin plumas se mezclen con las que las llevan, equivale a permitir que las flechas se separen de la línea ideal hacia la diana y que cuando se trate de comprobar el resultado de la “ puesta a punto” realizada, tirando a varias distancias, nos encontremos con que es necesario modificar la posición del visor en deriva según la distancia a que estemos tirando, lo que indica una mala puesta a punto partiendo de lo regulado con el botón. Ver puesta a Punto(4.1.1).

2.1.9 EL CLICKER

El clicker es una lámina de acero o una varilla fijada al cuerpodel arco que se coloca sobre la flecha en una posición que llegado un momento del tensado del arco pierde contacto con ella y golpea contra la ventana produciendo el clic del que recibe el nombre y que el arquero percibe como señal de que ha llegado a la tensión prevista para soltar. Cuando se trata de un lámina es su flexibilidad la que permite colocarla sobre la flecha, y cuando es una varilla, va montada con una articulación y es un imán el que la hace recuperar su posición y golpear contra la ventana del arco

Los hay previstos para montar sobre la extensión de visor, en vez de en la ventana del cuerpo, con objeto de utilizar una flecha más larga de lo normal y así poder utilizar un calibre más grueso que el que correspondería a la longitud normal o entendida como correcta, (ver 3.1.10), todo buscando robar algún punto sobre todo en sala donde el alcance no es problema debido al peso de la flecha.

2.1.10 LOS ESTABILIZADORES

Nada más empezar  este escrito, ya mencioné que gran parte de todo lo relacionado con el tiro con arco actual tiene su fundamento en leyes físicas y este tema de los estabilizadores está fundado de plano sobre ellas.

Basándose en la ley física que establece, que un cuerpo al que se aplica una fuerza X, se desplaza en un segundo una distancia proporcional a su peso debido a la inercia derivada de este, se han diseñado toda una serie de estabilizadores para arcos, tantos, que reunidos en la Universidad de Arizona científicos, arqueros y entrenadores, hicieron pruebas con más de 150 combinaciones llegando a la conclusión de que había 10 que eran las mejores, y entre ellas está la más utilizada actualmente, consistente en un estabilizador largo delantero, que para que sea verdaderamente efectivo tiene que medir más de 26”( 55 cm), y otros dos traseros colocados en un soporte en forma de “V” con longitudes entre 8 y 12 pulgadas (20 y 30 cm.), los tres con pesos, de entre 50 y 150 gramos.

La función principal de los estabilizadores, y en esto hay cierto confusionismo, es que el arco esté inmóvil durante las fracciones de segundo que la flecha emplea en abandonarlo.

El largo delantero se opone a las torsiones y desplazamientos laterales del arco y los de la “V” a los cambios respecto a la verticalidad del conjunto.

Como es normal, la lucha entre el arco intentado moverse y los estabilizadores para que no se mueva, da origen a unas vibraciones que el arquero percibe después de que la flecha ha salido, y el intento de eliminar estas vibraciones ha dado origen a toda un serie amortiguadores, que en arquería reciben el nombre de “torques”, silenciadores, etc..

Pero lo malo es que para eliminar este problema de las vibraciones también se han incorporado estabilizadores largos flexibles, cuando lo ideal para que desarrollen su función principal es que sean totalmente rígidos y de esta forma no se pierda nada de la inercia que ejerzan los pesos de su extremo.

Pero muchos arqueros dan más importancia a la sensación posterior a la salida de la flecha, cuando lo primordial es que el arco esté inmóvil mientras la flecha sale, sacrificando parte de la efectividad de la estabilización. Es como si pretendiéramos inmovilizar el arco uniéndolo a una pared mediante un vástago flexible en vez de uno rígido.

También se usa un separador de “V” que se intercala entre este soporte y el arco, y que consigue adelantar unos centímetros el centro de gravedad del conjunto arco-estabilización, que también se ha demostrado que es efectivo

2.1.11 EL VISOR

Como ya queda dicho al hablar del anclaje y la puntería, el visor es la única referencia, a parte del propio arquero de que se dispone con un arco recurvado en la modalidad de competición FITA. Normalmente consiste en una regla paralela a la cuerda sobre la que se desliza de arriba abajo una pieza (corredera) donde va situado el punto de mira, que tiene movimiento lateral para correcciones en deriva. Mediante los desplazamientos del índice sobre esta regla se hacen las correcciones en altura. Ambos movimientos se hacen mediante mecanismos micrométricos.


Tratado de ganar precisión, la regla la va montada en el extremo de una extensión que permite situarla a varias distancias por delante del arco, que pueden llegar hasta 10 o más pulgadas.

Esta característica de los visores, pone de manifiesto la importancia de no imprimir ninguna torsión al arco durante el tensado y la puntería, porque podría darse la circunstancia, de que , si hay alguna torsión, situando el índice del visor en el centro del amarillo la flecha esté apuntando a un punto muy alejado en la diana

Como contrapartida de la ventaja de aumento de precisión que proporciona la extensión larga está lo que amplifica el movimiento del índice debido al temblor o a la imposibilidad de dejarlo quieto y esto supone un gran inconveniente para lograr una suelta relajada porque siempre hay el riesgo de una corrección de último momento, que anula toda posibilidad de una suelta relajada y que además suele originar una desviación del impacto mayor que el que se trataba de evitar. Nunca se debe tratar de “cazar el amarillo”, que es como se llama esta acción.

Hay infinidad de tipos de índice, como ya queda dicho en el apartado de LA PUNTERIA y cada cual debe elegir el que mejor se adapte a su gusto.

2.1.12 LA FLECHA

La flecha es un elemento importantísimo del equipo de un arquero y como casi todo el material de arquería ha evolucionado muchísimo lográndose en la actualidad tolerancias de enderezado, peso y flexibilidad que intervienen de modo decisivo en las puntuaciones que logran los actuales arqueros de élite.

Inicialmente todas eran de madera, que cuando se trataba de que estuviesen bien rectas y fuesen muy iguales se hacían de varias piezas encoladas. Actualmente se siguen empleandoflechas de madera en algunas modalidades de tiro con arco y la necesidad de diferentes grados de flexibilidad se consigue con vástagos de diferente diámetro y cortados de diferente partedel tronco del árbol buscando la veta adecuada a la rigidez que se busca.

2.1.13 EL TUBO

En 1959 Dug J. Easton fabricó la primera flecha con astil de tubo de aluminio para lo cual tuvo que fabricarse él mismo la herramienta adecuada para poder estirar un tubo de ½ pulgada de diámetro hasta obtener los distintos calibres necesarios para lograr una flexibilidad adecuada a las distintas necesidades derivadas de la longitud de la propia flecha y las potencias de los arcos.

Esto de los distintos calibres buscando los diferentes grados de rigidez necesarios para adaptarse a las necesidades de los arqueros implica unos conocimientos por parte de Mr. Easton, que lo sitúan varias décadas por delante de todos cuantos estaban estudiando el comportamiento de la flecha y el arco.

Y así fue como nació la famosa 24SRT, que revolucionó el tiro con arco mundial.

Los calibres de los tubos de aluminio vienen representados por un número de cuatro cifras, en el que las dos primeras indican el diámetro exterior del tubo en sesentaicuatroavos de pulgada y las dos últimas el grueso de la pared en milésimas de pulgada, así 1816 significa 18 sesentaicuatroavos de pulgada de diámetro exterior y 16 milésimas de pulgada de grueso de pared, (ver dibujo 14).

Combinando diámetros y gruesos de pared se logran todas las flexibilidades necesarias para cubrir la demanda en función de la longitud de la flecha y la potencia de los arcos.

Cuando se trata de tubos de aluminio-carbono, que generalmente consisten en un tubo de aluminio forrado de carbono, se recurre a lo mismo pero aprovechando la gran rigidez que proporciona el carbono y cambiando la clave de representación de los distintos grados de rigidez , así los tubos ACC de Easton se representan por unas cifras correspondientes al díámetro del tubo de aluminio y otras a las capas de carbono con que está recubierto. Por ejemplo 3-18 significa un tubo de aluminio siempre de 0,008” de grueso de pared y 0,218” de diámetro exterior, solo figurarán las dos cifras después del 0,2 , en este caso el diámetro es 0,218” y que va forrado con tres capas de carbono normales, que también puede ser 3L-18 o 3X-18 cuando las capas sigan siendo tres pero light o extralight con lo que se consigue menor rigidez

Los tubos Easton ACC son cilíndricos y las letras y números representativos del calibre van seguidos de un cifra que representa el spine o grado de rigidez que es la deformación, medida en milésimas de pulgada, que sufre un tubo de 28” de cada calibre cuando se cuelga en su centro un peso de dos libras.

Los tubos ACE y X10 también están fabricados con un tubo de aluminio cilíndrico pero forrado de carbono de forma que su superficie exterior es cónica más gruesa en el centro y que va afinándose hacia los extremos, y la mayor o menor rigidez se consigue con mayor o menor cantidad de carbono y está representada como en los ACC por la deformación que sufren al colgar las dos libras en el centro de un tubo de 28”.

Actualmente se fabrican infinidad de tubos para flecha de solo carbono, que se clasifican en función de la deformación resultante de colgarles el peso de dos libras, que varía junto con su peso, diámetro exterior y resistencia en función de la cantidad y calidad del carbono empleado en su fabricación.

Cuando buscamos el calibre adecuado para nuestra longitud de flecha y potencia real de arco en las tablas editadas por Easton se debe tener en cuenta que estas tablas están calculadas en función de la flexibilidad dinámica de cada tubo, que puede ser bastante diferente de la estática medida colgando el peso de dos libras, ya que es la resultante en el momento de recibir el empujón de la cuerda y está afectada por su peso y el tiempo durante el que está recibiendo el empujón.

También es importante tener en cuenta el rendimiento de nuestro arco derivado de la calidad de las palas y de la cuerda que usamos. Easton indica en sus tablas las deducciones e incrementos que se deben aplicar en cada caso, sobre la potencia medida con un dinamómetro, porque las tablas están calculadas para equipos que den el máximo rendimiento para cada potencia indicada.

Al elegir el tubo se puede optar por uno más ligero o más pesado según las necesidades y en el caso de los de aluminio es el grueso de la pared lo que lo determina, con el resultado de que los de mayor grueso de pared son más resistentes y los de mayor diámetro más rígidos. Así resulta que un 1914 es más rígido y más ligero que un 1816 pero más frágil.

Es muy importante la determinación correcta de la longitud de la flecha porque es uno de los factores que intervienen en su comportamiento. Ver apartado 3.1.10  y dibujo 20.

2.1.14 LA PUNTA DE LA FLECHA

La punta, en función de su peso y de la inercia que origina, influye en todos los casos en el comportamiento de la flecha y por esa razón se fabrican de muchos pesos para cada tipo y calibre de tubo ( de este tema hablaremos en la “Puesta a punto”)

2.1.15 EL CULATIN

El culatin es la pieza por medio de la que se conecta la flecha con la cuerda y debido a esto se fabrican adaptables a cada tipo de tubo y con diferentes tamaños de boca para que se adapten al grueso de la cuerda, cuestión que ya queda dicho es importante y lo determina el tipo de hilo y la cantidad de hilos con que cada cual la confeccione.

2.1.16 LAS PLUMAS

Las plumas suelen ser otro punto de discusión, y ahora menciono el hecho de cómo se puede lograr que una aguja se clave en algo contra lo que se la lanza con la mano enhebrándole un trozo de hilo, como ejemplo de lo que puede influir algo que la ayude a enderezarse, pero con una flecha, salvo cuando se sepa que no se puede lograr que salga del arco perfectamente, que es lo que debe buscarse, como cuando se usa más larga de lo normal en sala o con puntas de caza, deben usarse unas plumas pequeñas, que solo ayuden a que la flecha mantenga su trayectoria, de modo que nunca puedan llegar a reducir su alcance debido a la resistencia que ofrezcan en el aire.

Algunos arqueros de élite dicen que poner cierto tipo de plumas a las flechas es lo mismo que ponerles un paracaidas , debido a lo que frenan la flecha y en muchos casos este problema se agudiza debido al poco peso de las flechas modernas y pueden ser la causa de que las agrupaciones logradas a 90 metros, como ya se ha demostrado, no estén en la proporción correspondiente a las de las otras distancias.

Las plumas son el componente del que hay disponible mayor variedad: naturales, de plástico, rígidas y flexibles e infinidad de colores y tamaños.

Las plumas se suelen pegar en varias posiciones sobre el tubo de la flecha y la más usada son tres a 120º de forma que una, la llamada de gallo, en bastantes casos de distinto color a las otras dos, quede perpendicular a la cuerda. También se pueden poner cuatro a 105º-75º de forma que uno de los ángulos de 105º quede hacia la ventana del arco facilitando la salida sin rozar contra ella.

En todos los casos la parte trasera de las plumas estará a una pulgada de la ranura del culatin, y si se ponen un poco descentradas respecto al eje del tubo , nunca más de un grado, su punto medio debe coincidir con el centro del tubo. Esta posición descentrada se utiliza buscando que la flecha gire hacia la derecha o hacia la izquierda según sea diestro o zurdo el arquero y algunos tipos de plumas se fabrican con forma para que colocadas con su base totalmente centrada ya se consiga el giro en el sentido deseado, para lo cual se fabrican para diestro y para zurdo.

2.1.17 LA CORREA DE DEDOS

Al hablar de la iniciación he recalcado la importancia que tiene el que desde el primer día el arquero adquiera el hábito de no coger el arco manteniendo su mano totalmente relajada, y que esto hace necesario el uso de una correa que impida que el arco se le caiga al soltar.

Hay varios tipos de correa y yo creo que la más práctica es la de dedos, que une el índice y el pulgar rodeando el arco, porque permite que el arco reaccione normalmente y elimina totalmente el riesgo de que el arco se caiga proporcionando una seguridad total al arquero, lo que descarta cualquier gesto que impida la relajación necesaria en el momento de soltar.

Además es la de más sencilla confección puesto que con cualquier cordón o cinta se puede hacer una.

2.1.18 LA DACTILERA

La dactilera es un accesorio importante que interviene directamente en la acción de tirar una flecha puesto que es lo que protege los dedos de roce de la cuerda.

Es importante que sea resistente al roce y que facilite la salida de la cuerda, razón por la cual las que mayor aceptación tienen son la hechas con piel de piel de anca de potro curtida por un sistema originado en Córdoba por lo que este tipo de piel se conoce universalmente como Cordovan.

Pueden estar provistas de una plataforma para contactar bajo la mandíbula, que es preferible no utilizar porque es mejor y más natural el contacto directo de la mano bajo la mandíbula. También suelen incluir un separador de dedos que ayuda a mantener el espacio entre el índice y el corazón tal como indica el dibujo 5, que descarta el fallo de pinzar la flecha. Las hay para diestro y para zurdo y de varios tamaños para adaptarse al de la mano.

2.1.119 LA BRAZALERA

Al hablar de la alineación, dibujo 9, insistí sobre que adoptando la postura según la “técnica correcta” la cuerda, al soltar pasa muy cerca del brazo tocándolo ligeramente al final de su recorrido. Y para evitar que los múltiples toques puedan llegar molestar y el arquero haga algún gesto por evitarlos, se utiliza la brazalera que en atención a lo cerca del brazo, que pasa la cuerda, debe ser de muy poco grosor para evitar que la desvíe de su recorrido ideal.

Hay infinidad de tipos y actualmente las de mayor aceptación son de aluminio, una lámina muy fina, recubierta de plástico u otra materia, lo que permite moldearlas adaptándolas al contorno del brazo.

2.1.20 EL PROTECTOR DE PECHO

Como ya queda dicho , la apertura y alineación están limitadas por el contacto de la cuerda contra el pecho, (dibujo 9) , y ante el riesgo de que este contacto con la ropa la desvíe de su recorrido cuando impulsa la flecha, se debe usar un protector de pecho, que generalmente se confecciona con un tejido en rejilla que resiste el roce y no da mucho calor. Tienen la forma de medio chaleco y hay para diestro y para zurdo.

2.1.21 EL CARCAJ

Es el recipiente donde el arquero lleva sus flechas durante la competición y que generalmente se cuelga de un cinturón. Deben tener varios compartimentos donde cada arquero coloca las flechas que tiene como más idóneas para cada competición separándolas de otras que podrá utilizar en caso de emergencia.

Hay infinidad de modelos y calidades tanto para diestro como para zurdo.

2.1.23 EL SOPORTE DEL ARCO

Durante los períodos de espera, puntuación y recogida de las flechas en la diana, se utilizan unos soportes donde se coloca en arco. Hay infinidad de modelos que cubren perfectamente esta misión.

2.1.23 LOSPRISMATICOS O UN CATALEJO

Son necesarios para después del análisis comprobar donde está cada flecha en la diana. Actualmente se autoriza el uso de un catalejo con su trípode colocado en la línea de tiro junto al arquero.

2.1.24 EL ARMADOR DE ARCOS

Es una cuerda dotada de una caperuza de piel en cada extremo con las que se coloca en los extremos del arco y permite deformar con la ayuda de los pies pisándola mientras se tira del arco hacia arriba, aun los más potentes, lo suficiente para colocar la cuerda con facilidad.

La mayoría de los fabricantes aconsejan su uso como medio eficaz de evitar torceduras de las palas y lesiones del arquero, frecuentes si se monta el arco por medio de alguno de los otros sistemas existentes.

2.1.25 LA CAJA

El material necesita un recipiente donde colocarlo que permita su transporte con comodidad al tiempo que lo proteja de posibles golpes, que en el caso de las flechas, podrían causar daños irreparables.

Se fabrican de materiales muy resistentes y algunas llevan ruedas para más facilidad debido al peso que puede alcanzar todo en equipo de un arquero.


CAPITULO 3º

Escrito por tomascerra 04-10-2014 en tiro. Comentarios (0)

3.1.1 EL AJUSTE BÁSICO

Todos los arcos antes de su utilización requieren lo que se llama un “Ajuste básico”que consiste en prepararlos para ser utilizados y que incluye la elección e instalación de todos los accesorios necesarios para su puesta en uso.

El ajuste básico incluye:

Colocar el reposaflechas

Regular el “Grado de tiro central”

Determinar la posición de la flecha en la cuerda

Regular el “Tiller”

Determinar la longitud del “fitsmelle”

Instalar el visor

Instalar la estabilización

Instalar el “clicker”

Determinar la longitud correcta de la flecha

Operaciones que detallo a continuación

3.1.2 COLOCACIÓN DEL REPOSAFLECHAS

De cómo se coloca el reposaflechas ya se deja dicho en el apartado referente a este accesorio (2.1.7) y ahora solo queda decidir el tipo de flecha con que se va iniciar la práctica de tiro para ajustar la posición del reposaflechas al grosor del tubo según se indica en el dibujo 12 en el apartado 2.1.7. del capítulo 2º .

3.1.3 GRADO DE TIRO CENTRAL

El grado de tiro central es la posición en que queda la flecha respecto al plano vertical que divide el arco y se regula por medio del movimiento general del botón de presión y de acuerdo con el grueso del tubo y tipo que se vaya a utilizar.

Cuando se usa una flecha de aluminio, mirando desde una posición en la que se vea que la cuerda corta el arco por la mitad, se debe regular de forma que la punta de la flecha quede a uno o dos milímetros fuera de esa línea, en cambio cuando se trate de una flecha de carbono, mucho más fina, solo debe sobresalir la mitad del tubo. Esta diferencia se debe a que la flecha de carbono va a sufrir un pandeo mucho menor debido a su menor peso y a la mayor velocidad con que saldrá del arco y como consecuencia menor tiempo durante el que estará recibiendo el impulso de la cuerda. Ver dibujo 15.


3.1.4 POSICION DE LA FLECHA EN LA CUERDA

Para determinar la posición de la flecha en la cuerda, se debe, con la flecha apoyada sobre el reposaflechas, situar el culatín en una posición en la que su parte inferior esté dos o tres milímetros por encima del punto donde la flecha formaría un ángulo recto con la cuerda.


En el dibujo 16 figura un solo “nock stop” encima del culatín pero lo adecuado es poner otro por debajo, con lo que queda mejor determinada la posición. Lo aconsejable es utilizar inicialmente nocks metálicos, que si no se aprietan totalmente pueden cambiarse de posición fácilmente durante la “puesta a punto”, y después, cuando ya se haya determinado la posición correcta sustituirlos por enrollamientos de hilo de odontólogo o similar. Esta posición se verá afectada por la medida del “tiller” y quedará bien determinada en la “puesta a punto”del Cápitulo 4º.

3.1.5 COLOCACIÓN DEL VISOR

Actualmente tanto los arcos como los visores están fabricados con acoplamientos standard de modo que basta con atornillar el soporte de la extensión al cuerpo por medio de los tornillos suministrados.

Lo que si requiere atención es que la regla quede paralela a la cuerda, y para que esto sea posible uno de los agujeros previstos en la extensiòn en que se alojan los tornillos de fijación de la regla suele ser ovalado o de un diámetro mayor que el tornillo, para mediante esa holgura poder colocarla en la posición correcta, esto es: paralela a la cuerda. Ver dibujo 19.


Apoyando contra la regla del visor una regla o una tira de papel con caras paralelas se logra una buena ayuda. Esta operación garantiza que el índice del visor no cambie de posición en deriva, respecto a la cuerda, de estar situado más arriba o más abajo en la regla.

3.1.6 REGULACION DEL TILLER

El tiller como ya queda dicho (2.1.4) que se ajusta mediante la regulación de potencia de que disponen los cuerpos modernos, y salvo otra idea, inicialmente se sitúa de forma que la cuerda esté de 6 a 12 mm. más cerca de la pala inferior que de la superior.

3.1.7. DETERMINAR LA LONGITUD DEL FITSMELLE

Cuando hablamos del “fitsmelle” se dijo que los fabricantes dan unas medidas para cada modelo y tamaño de arco entre las cuales deberá estar la correcta que lo será en función de la potencia, el tipo de flecha que use el arquero y las características (tipo de hilo, número de hilos) de la cuerda.

El procedimiento a seguir para determinar cual debe ser la longitud óptima para nuestro arco, es hacer una cuerda de las mismas características (calidad y número de hilos) que la que se piensa usar, pero de una longitud con la que el arco quede con un ·fitsmelle” igual o un poco menor que la longitud mínima dada por el fabricante.

Después se tiran varias tandas de flechas a 90 metros retorciendo la cuerda entre tanda y tanda para que se vaya acortando hasta llegar a una longitud de “fitsmelle” con la que el arco pierda alcance y sea menos ruidoso y más tranquilo.

Después hay que confeccionar una cuerda, con el mismo tipo y número de hilos, que dé esa longitud de “fitsmelle” con solo lasquince o veinte vueltas que hacen que los hilos formen un conjunto pero que no modifican su longitud. La confección de esta cuerda definitiva tiene la dificultad añadida a lo referente a la idéntica longitud de todos los hilos, la de lograr que resulte de la medida determinada por las pruebas realizadas y con solo las quince o veinte vueltas citadas.

3.1.8 INSTALACIÓN DE LA ESTABILIZACIÓN

Los cuerpos tienen empotradas unas tuercas previstas para la colocación de la estabilización y aunque, por estética, lo ideal es que el estabiizador largo esté bien centrado respecto al arco, una pequeña desviación no afecta a su funcionamiento. Lo que sí es importante es  tener ya bien decididas las longitudes y los pesos porque cualquier cambio introducido después en ellos obligará a una nueva puesta a punto desde cero.

3.1.9 DETERMINAR LA LONGITUDCORRECTA DE LA FLECHA

Para completar el “Ajuste basico” y poder iniciar la práctica con el nuevo arco es necesario determinar la longitud correcta de la flecha para lo que una vez lograda una posición de anclaje conforme a la “técnica correcta” se debe proceder tal como se indica en el dibujo 20, para con esa medida y la potencia real resultante, elegir el tipo y calibre de tubo de flecha correspondiente. Recordar hacer, a la potencia real medida con el dinamómetro, las deducciones y adiciones correspondientes a la calidad de las palas y de la cuerda antes de buscar en la tabla de Easton el calibre adecuado.

3.1.10 ELECCIÓN DE LA FLECHA PARA INICIACIÓN

Para iniciar la práctica puede servir cualquier flecha con la única condición de que su longitud se adapte a la apertura del arquero de forma que inicie correctamente el control del clicker.

También es importante elegir un calibre que descarte la posibilidad de una rotura debida a un pandeo excesivo originado por una falta muy notable de rigidez.

3.1.11 COLOCACIÓN DEL CLICKER

Para el clicker también traen los cuerpos un agujero roscado donde colocarlo; después, si no se aprieta totalmente se puede variar su posición adelantándolo o atrasándolo según aconseje la práctica, pues es creencia general, que con el clicker dos milímetros son lo mismo que dos kilómetros.

Los cuerpos también traen unas placas para el caso de que el clicker necesite golpear un poco por delante del cuerpo debido a que es bastante normal que la flecha, medida como se indica en el apartado anterior, sobresalga un poco por delante del cuerpo.

La situación de su extremo en contacto con la flecha y el momento en que debe saltar lo tendrá que determinar el arquero con la ayuda de su entrenador, que ya habrá determinado el largo correcto de flecha y el momento de la tensión en que el clicker debe saltar aunque pueda no ser la posición definitiva, de aquí que se pueda adelantar o atrasar fácilmente.